Pero no se puede decir...Que ojalá resulten "limpias". Aunque sería tanto como pedirle peras al olmo, puesto que habrá de todo: sucias, marrulleras y donde los acarreados le darán sabor al caldo, y donde imperará la compra de votos, con materiales de toda clase y con lo que se estila en tiempos de votación, pero eso sí "reinará" el abstencionismo.