Pero no se puede decir... Que vuelve a mostrar su fuerza y "poder". Una vez más las calles capitalinas se convierten en un "caos", por obra y gracia de esa organización sindical, que exige por la fuerza lo que el Estado no les ha cumplido, por eso como medida de presión regresan con sus marchas bloqueando irresponsablemente las calles y avenidas, alterando la paz y la tranquilidad de los capitalinos, que siguen bailando con la "más" ¡fea!.