AP
Como en los viejos tiempos, se vaciaron las bancas de los dos equipos y los peloteros se repartieron puñetazos al por mayor

Nuevamente la rivalidad surgió en el duelo más llamativo de Grandes Ligas y esta vez se fueron hasta los golpes.

El incidente ocurrió en la  parte alta del séptimo episodio con un out en la pizarra, el relevista de Boston, Joe Kelly, golpeó con una recta de arriba de las 95 millas por hora en la espalda a Tyler Austin de Yanquis.

El bateador azotó su madero contra el suelo y reclamó al lanzador, quien sólo le respondió “ven para acá”.

De inmediato Austin se abalanzó contra el pitcher y se vaciaron las bancas, dándose con todo.

Al final el encuentro lo ganó Yanquis por 10-7.