Con muy bajo perfil, a pesar de que es una de las muy probables ganadoras del Oscar, la semana pasada se estrenó en las salas de cine “Si la Colonia Hablara”, de Barry Jenkins.

“Si la Colonia Hablara” es el segundo largometraje del cineasta afroamericano Barry Jenkins, quien en el año 2016 hizo historia al obtener con su ópera prima “Luz de Luna” (“Moonlight”) algunos de los más importantes premios Oscar a lo mejor en cine de aquel año entre ellos el de Mejor Película; el Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali (que este año es muy posible gane su segunda estatuilla en la misma terna por su trabajo en “Green Book: Una Amistad sin Fronteras”, de Peter Farrelly) y Mejor Guion Adaptado para el mismo Jenkins compartiendo el crédito con Tarrell Alvin McCraney por la historia de la niñez, adolescencia y vida adulta de un hombre afroamericano homosexual proveniente de un barrio problemático de Miami, Florida.

Luego de hacer historia con “Luz de Luna” al ganar por primera vez el Oscar por una historia con un protagonista perteneciente a dos minorías, una ética y otra sexual, Jenkins no podía haber elegido una mejor estafeta para darle buena continuidad a su filmografía que un relato ahora basado en una novela del reconocido autor también afroamericano James Baldwin, cuya novela inconclusa “Remember the House” sirvió de base para otro proyecto cinematográfico, “I Am Not Your Negro”, en su caso nominado al Oscar al Mejor Largometraje Documental del 2016 y que cuenta la historia sobre el racismo en los Estados Unidos en el siglo XX.

Ubicada en el barrio de Harlem, de Nueva York, donde Baldwin nació en los años 20, “Si la Colonia Hablara” (cuyo título original es más bien el de “Si la Calle Beale Hablara”) nos cuenta la historia de amor en los años 70 de Tish Rivers (Kiki Layne) y Alonzo “Fonny” Hunt (Stephan James, de la serie “Homecoming”) quienes luego de iniciar una relación tras años de conocerse y a punto de casarse por resultar ella embarazada ven su unión matrimonial en peligro por surgir una falsa acusación de violación en contra de “Fonny” que lo lleva a su encarcelamiento.

Es cuando al quedarse sola ante los dimes y diretes de Harlem comenzando irónicamente por la familia de su prometido, Tish es apoyada primordialmente por sus padres y en particular de su madre Sharon (Regina King), quien hará todo lo que pueda en la medida de sus posibilidades por apoyar a su hija por encontrar al verdadero responsable del delito y conseguir que “Fonny” salga en libertad para poder culminar con el proceso de matrimonio, y con ello de “validación” ante la sociedad de la dignidad “manchada” de su hija.

Como decíamos al inicio de este comentario, “Si la Colonia Hablara” tiene entre los 3 Oscares a los que está nominada (Mejor Actriz de Reparto para Regina King; Mejor Guion Adaptado para Barry Jenkins y Mejor Música para Nicholas Britell) uno que es el más seguro para Regina King por el papel de Sharon, la madre de Tish cuya fuerza dramática mantiene hipnotizado al espectador en cada una de sus intervenciones aunado a la dirección de Jenkins y la bella orquestación musical de Britell con quien repite mancuerna el realizador tras “Luz de Luna”, y le da la “cereza del pastel” al referirse la calle Beale del título original a un blues de 1916 para rematar así la vigencia del racismo.

Comentarios a:  galindo.alfredo@gmail.com, Twitter: @AlfredoGalindo