Ocupan puestos de alto rango en el área de Procura y Abastecimiento de Petróleos Mexicanos. Manejan millones de pesos al mes. Decisiones importantes se toman en sus escritorios, sólo que no tienen título universitario, cédula profesional ni experiencia en el sector. Para obtener los cargos, a pesar de ello, la 4T les dio una “dispensa”.

El primero es Fernando Palao Espíndola. Según una copia de su currículum obtenida por un servidor y que coincide con lo que él manifestó en la plataforma de transparencia DeclaraNet, no terminó la carrera de Ingeniería Mecánica Eléctrica y Electrónica en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán, de la UNAM. Se quedó en el sexto semestre.

A nivel jerárquico, su puesto sólo está tres escalones abajo del director General de Pemex. Es Coordinador para Servicios y Soporte. Gana 104 mil 264 pesos al mes. Entre sus encargos está supervisar todos los procesos de compra para el corporativo de la paraestatal en medicinas, tecnologías de la información, materiales de mantenimiento y construcción, servicios generales, equipos de transporte, papelería, artículos de limpieza y consultorías. Quien antes ocupaba su puesto cuenta con licenciatura y tres maestrías.

El segundo es Pablo Sánchez Rodríguez. Fue nombrado analista de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios con Proveedores y Contratistas. Gana aproximadamente 85 mil pesos mensuales. Debe supervisar todos los procesos de adquisición y contratación en el área, que ascienden a 100 millones de pesos al año.

En una copia del currículum que entregó a Petróleos Mexicanos reconoce no tener título ni cédula, pero asegura que estudió la Licenciatura en Derecho en el Claustro Latinoamericano Enlaces, una escuela con sede en Metepec, Estado de México, donde las carreras son en línea y duran tres años.

Pablo y Fernando tienen otras cosas en común.

Primera, su pasado laboral: ambos ocuparon puestos de mediana importancia en distintas áreas del gobierno del entonces Distrito Federal, durante las administraciones de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.

Segunda, su ingreso a Pemex: ambos recibieron una dispensa de requerimiento profesional para poder ocupar sus puestos, considerados de alto rango, a pesar de no contar con título. La propuesta de darles esta dispensa fue hecha por Javier Núñez López, director operativo de su área.

Tercera, su padrino: el ingreso de ambos estuvo avalado por Marcos Manuel Herrería Alamina. Es cuñado de Pedro López Obrador, hermano del Presidente, y uno de los más cercanos a Octavio Romero, director General de Pemex, de quien fue secretario particular en la Oficialía Mayor del Gobierno de Andrés Manuel, en la capital del País.

SACIAMORBOS

En la 4T presumían que Napito no tenía foto con AMLO. Que por más que la había buscado, el presidente no había querido tomársela. Ni en campaña ni en el gobierno electo ni en funciones. Y que eso era prueba de que no avalaba su polémico historial. Bueno, pues ya se tomaron la foto.

@CarlosLoret