Seguridad. La policía atendió el llamado, pero no pudo detener a nadie, porque los rijosos se escondieron en sus casas
Los pandilleros entraron a sus hogares para no ser esposados.

El domingo por la tarde, autoridades municipales atendieron el reporte de una riña en la colonia Guerrero, pero de esas acciones quedó resentimiento entre los participantes, quienes la noche del lunes volvieron a tomar represalias.

El fin de semana, sobre la calle 6 y bulevar Guerrero, varias familias se vieron involucradas en una riña que dejó personas lesionadas, una de gravedad, siendo los hechos reportados alrededor de las 17:00 horas.

Las asistencias médicas de la Cruz Roja se vieron imposibilitadas para llegar al área de la pelea, ya que esta se mantuvo activa incluso con la presencia de la Policía Municipal, que se encargó sólo de calmar los ánimos, pues los pandilleros entraron a sus hogares para no ser esposados.

Al no lograrse ninguna detención, los ánimos quedaron encendidos, y fue la noche del lunes que varios de los alborotadores se encontraron nuevamente sobre el bulevar Guerrero, y dos personas se abalanzaron sobre un joven de 25 años.

El lesionando logró llegar a su casa con su familia y luego fue llevado por sus propios medios hasta un hospital para ser atendido de urgencia por un serio golpe en la cabeza que le generó mareos y vómito, quedando internado para su observación.

EL DATO
Los hechos ya fueron denunciados de manera formal, y se levantó por los delitos de lesiones y amenazas de muerte. Queda en manos de la Policía Investigadora dar con el paradero de los responsables.