Destacados. Julio Torri y Artemio del Valle Arizpe. / Archivo
Su prosa y mensaje son diferentes casi del todo, pero coinciden en su interés por explorar nuestra lengua materna

Dos de las grandes plumas que egresaron del Ateneo Fuente son Julio Torri y Artemio de Valle Arizpe.

Su prosa y mensaje son diferentes casi del todo, pero coinciden en su interés por explorar nuestra lengua materna.

Julio Torri, con desventajas económicas, un amor por la soltería y las mujeres, de humor ácido y pensamiento elevado, tuvo como primer y gran truco su manejo del silencio.

La obra creativa de toda la vida de Julio Torri apenas sobrepasa las 100 páginas.

El micro relato, sus ensayos breves sobre literatura y sus “meditaciones Críticas”, le bastaron para ser considerado por la Real Academia de la Lengua. 

En el polo opuesto, erudito, intelectual y diplomático de una tradición política heredada por su padre, el gobernador Jesús del Valle, se encuentra Artemio del Valle Arizpe.

Su obra se distingue por  prolifera y sus demostraciones de habilidad con del Español y latín. Aportó documentos importantes para la Historio de la CDMX y escribió más de una decena de obras.