Tomada de Twitter
Las barras de ambos equipos provocaron el problema que terminó con la vida de algunas personas

Ayer por la noche se desató el caos en Honduras que dejó como saldo cuatro personas sin vida y 12 heridas, entre ellos tres jugadores, tras el Clásico entre Olimpia y Motagua. 

El suceso se produjo antes del encuentro, cuando atacaron el autobús del Motagua y el partido fue suspendido por las autoridades por falta de garantías.

Las tres víctimas mortales se registraron cuando eran trasladadas al Hospital Escuela, donde han ingresado al menos una docena de lesionados. 

El incidente se registró una media hora antes del partido, cuando el autobús del Motagua fue atacado por hinchas contrarios con piedras y botellas de vidrio, lo que causó una batalla campal tanto afuera como adentro del Estadio Nacional de Tegucigalpa, además provocó que los futbolistas Emilio Izaguirre, Roberto Moreira y Jonathan Rougier resultaran heridos por cortaduras.

La pelea entre las barras dejó otros heridos que se encuentran en cuidados médicos.