En un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “ju­ven­tud sin ma­ña­na” Mar­tin Des­cal­zo ex­hor­ta a los jó­ve­nes a evi­tar caer en el error de ha­cer ca­so a to­das aque­llas per­so­nas y me­dios que se em­pe­ñan en de­cir­les que no tie­nen fu­tu­ro, ahí los in­vi­ta a ig­no­rar to­do ti­po de fi­lo­so­fías “de­rro­tis­tas”, to­das aque­llas ideas que in­ten­tan ha­cer­los su­cum­bir an­te el es­fuer­zo y du­dar de la lu­cha que han de em­pren­der pa­ra al­can­zar sus más al­tos idea­les.

Com­par­to la idea de es­te au­tor cuan­do di­ce hoy “los jó­ve­nes pue­de que ten­gan que vi­vir más cues­ta arri­ba que nun­ca, pe­ro quie­nes se atre­van a vi­vir au­daz­men­te esa cues­ta arri­ba en­con­tra­rán en la ci­ma un fu­tu­ro del qué vi­vir y por el qué lu­char”.

EL ES­PE­JO

Des­cal­zo apun­ta: “si un mu­cha­cho hu­mil­de cae en la dro­ga y en la de­lin­cuen­cia, la cul­pa es de la so­cie­dad. Si un mu­cha­cho hu­mil­de tra­ba­ja y se es­fuer­za y lle­ga a di­rec­tor de Ban­co o a ca­te­drá­ti­co de bio­lo­gía mo­le­cu­lar, el mé­ri­to es del in­di­vi­duo. Fal­ta por ave­ri­guar quién es el res­pon­sa­ble de que la ma­yo­ría sea­mos tan me­dio­cres.

Efec­ti­va­men­te, -con­ti­núa Des­cal­zoen pri­mer lu­gar es­tá hoy ‘la so­cie­dad’ co­mo la gran coar­ta­da. Cuan­do un abo­ga­do quie­re de­fen­der a un de­lin­cuen­te, la cul­pa es siem­pre de la so­cie­dad, que le em­pu­jó al de­li­to. Y pue­de que en es­to ha­ya al­go de ver­da­de­ro. Pe­ro siem­pre se ocul­ta que, en ese mis­mo am­bien­te, con idén­ti­cas cir­cuns­tan­cias, otros cien mu­cha­chos no ca­ye­ron en la de­lin­cuen­cia y tal vez hu­bo uno que as­cen­dió a los pues­tos di­rec­ti­vos de esa so­cie­dad que, se­gún el abo­ga­do, aho­gó al pri­me­ro. ¿Dón­de es­tu­vo la di­fe­ren­cia? ¿No se­rá ver­dad que, a fin de cuen­tas, to­da vi­da cons­trui­da se ha lo­gra­do le­van­tar a con­tra­pe­lo de la so­cie­dad?

Lue­go es­tá la se­gun­da gran pre­gun­ta: ¿Quién cons­tru­yó la me­dio­cri­dad de la ma­yo­ría sino la va­gan­cia o la fal­ta de en­tu­sias­mo de esa mis­ma ma­yo­ría? Me gus­ta­ría pe­dir a los mu­cha­chos que me lean que nun­ca bus­quen fue­ra de sí mis­mos las ra­zo­nes de sus fra­ca­sos, que ten­gan al me­nos el va­lor de des­cu­brir en el es­pe­jo que ellos mis­mos son sus ma­yo­res enemi­gos. O sus ma­yo­res ami­gos, sí, en lu­gar de bus­car coar­ta­das, se de­ci­den a to­mar su vi­da con las dos ma­nos y a cons­truir­la du­ran­te años ca­da ma­ña­na y ca­da tar­de”, y pa­ra mues­tra bas­tan al­gu­nos me­xi­ca­ní­si­mos bo­to­nes…

TA­LEN­TO

Uno de los de­por­tes más exi­gen­tes es in­du­da­ble­men­te el bas­quet­bol, los que lo jue­gan lo sa­ben bien: se re­quie­re mu­cha ve­lo­ci­dad, es­fuer­zos pro­lon­ga­dos, ex­cep­cio­nal for­ta­le­za y ca­pa­ci­dad anae­ró­bi­ca, inago­ta­ble re­sis­ten­cia, in­te­li­gen­cia pa­ra ad­mi­nis­trar los es­fuer­zos, coor­di­na­ción e in­cues­tio­na­ble dis­po­si­ción pa­ra tra­ba­jar co­la­bo­ra­ti­va­men­te. En re­su­men, hay que te­ner y cul­ti­var el ta­len­to pa­ra per­sis­tir y des­ta­car.

La li­ga más com­pe­ti­ti­va del mun­do de es­te de­por­te se en­cuen­tra en Es­ta­dos Uni­dos, pre­ci­sa­men­te es la NBA la que tie­ne a los de­por­tis­tas más ex­cel­sos y, has­ta ha­ce po­co, so­lo dos com­pa­trio­tas ha­bían des­ta­ca­do en es­ta li­ga: Ho­ra­cio Lla­mas y Eduar­do Ná­je­ra, quie­nes fue­ron los de­to­nan­tes me­xi­ca­nos de es­te de­por­te en la NBA y tal vez en Mé­xi­co.

EJEM­PLOS

Los jó­ve­nes ne­ce­si­tan “per­so­nas– mo­de­los” que les sir­van de ejem­plo e ins­pi­ra­ción, por ello hoy in­vi­to a es­te es­pa­cio a dos des­ta­ca­dos me­xi­ca­nos del ba­lon­ces­to, que se han le­van­ta­do “a con­tra­pe­lo”, que han de­ci­di­do to­mar su vi­da “con las dos ma­nos” y así ja­más ce­der a la me­dio­cri­dad, me re­fie­ro al na­ya­ri­ta Gus­ta­vo Adol­fo Ayón Agui­rre quien, des­pués de ha­ber for­ma­do par­te de va­rios equi­pos de la NBA lle­gó a ju­gar cin­co tem­po­ra­das con el Real Ma­drid, y tam­bién ha­blo del es­pec­ta­cu­lar chihuahuen­se Jor­ge Gu­tié­rrez, que hoy jue­ga en las gran­des li­gas del mun­do al fir­mar el pa­sa­do enero con el Pe­ris­te­ri de la po­de­ro­sa A1 Eth­ni­ki grie­go; sin du­da, am­bos son fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes me­xi­ca­nos. Los dos han te­ni­do que lu­char en con­tra de in­men­sas ad­ver­si­da­des y los dos, sin re­cur­sos, han pues­to en al­to el nom­bre de Mé­xi­co en es­te com­pe­ti­ti­vo de­por­te.
 

EL TI­TÁN

La bio­gra­fía de Gus­ta­vo es es­ti­mu­lan­te, na­ció Za­po­tán, una pe­que­ña co­mu­ni­dad de ape­nas 600 ha­bi­tan­tes cer­ca de Te­pic, Na­ya­rit. Fue for­ma­do en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de co­mo lo co­men­tó Gus­ta­vo en una en­tre­vis­ta: “mi ma­dre era maes­tra de pri­ma­ria. Siem­pre te­nía tra­ba­jo, ha­cía lo que po­día. El res­to lo ha­cía mi pa­dre, que des­pués se iba al ran­cho a tra­ba­jar, sea con las va­cas, ma­che­tean­do o sem­bran­do”.

Gus­ta­vo to­mó el ejem­plo de sus pa­dres: “no era bueno en la es­cue­la, y las per­so­nas pien­san que si allí no eres bueno, no tie­nes fu­tu­ro. Eso es una men­ti­ra. No im­por­ta que ten­gas bue­nas no­tas, lo que im­por­ta pa­ra mí es que mis pa­dres me en­se­ña­ron có­mo vi­vir la vi­da, con va­lo­res y ejem­plos”.

CUES­TA ARRI­BA

Cum­plir ca­bal­men­te un sue­ño per­so­nal tie­ne un al­to cos­to, re­quie­re sa­cri­fi­cios dia­rios, co­mo lo mues­tra la bio­gra­fía de Ayón: “Lo más di­fí­cil fue ir­me de mi ca­sa, de un pue­blo don­de no se tie­ne mu­cho fu­tu­ro más que los Es­ta­dos Uni­dos. La pri­me­ra vez que sa­lí de Na­ya­rit fue en 2003 pa­ra ir a la ciu­dad de Pue­bla a pro­bar­me a un equi­po uni­ver­si­ta­rio. Lle­gué a una uni­ver­si­dad don­de lo que so­bra­ba eran vi­cios, al­cohol, dro­gas y dis­co­te­cas”, pe­ro él te­nía un ideal muy cla­ro que ja­más iba a po­ner en ries­go.

HA­CIA ARRI­BA

Su sue­ño co­ti­dia­na­men­te se ali­men­ta de los va­lo­res apren­di­dos en ca­sa y de su apre­cio por sus pa­dres: “el 4 de agos­to del 2003 mi pa­dre me fue a de­jar a Pue­bla, fue la pri­me­ra vez que lo vi llo­rar. Fue só­lo una lá­gri­ma, y eso pa­ra mí fue co­mo si llo­ra­ra. Esa lá­gri­ma es la que me si­gue dan­do fuer­zas pa­ra se­guir es­ca­lan­do y lle­gar a lo que quie­ro que es la NBA” y así su­ce­dió, sin du­da ha­cien­do real el di­cho que re­za “si lo pue­des so­ñar lo pue­des lo­grar”, Gus­ta­vo apren­dió a mi­rar ha­cia arri­ba de su pro­pia es­ca­le­ra, pa­ra es­ca­lar un pel­da­ño a la vez, siem­pre con el amor pues­to en aque­llo que es­ta­ba em­pe­ña­do a lo­grar.

Gus­ta­vo se dis­tin­gue por su inago­ta­ble con­fian­za en sí mis­mo: “me creo ca­paz de lo­grar lo que quie­ro. Siem­pre de­fien­do mis idea­les”, ade­más su arro­jo es ejem­plar: “siem­pre me gus­ta ser el me­jor en lo que ha­go, me en­can­ta­ría ser el me­jor bas­quet­bo­lis­ta me­xi­cano de to­dos los tiem­pos, se­ría un muy buen ga­lar­dón y voy a tra­ba­jar muy du­ro pa­ra que eso se ha­ga reali­dad”.

SIN RE­CUR­SOS

Por su par­te, Jor­ge Gu­tié­rrez de­jó su ho­gar pa­ra aven­tu­rar­se, ca­si sin re­cur­sos, a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ma­te­ria­li­zar su sue­ño: con­ver­tir­se en un bas­quet­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal y, sin sa­ber el idio­ma, su­frien­do es­tre­chez de re­cur­sos y ha­bien­do pa­de­ci­do gra­ves dis­cri­mi­na­cio­nes ra­cia­les, al pa­so del tiem­po se ha con­ver­ti­do en un vir­tuo­so en el ma­ne­jo de ba­lón, en ejem­plo de va­lor, de­ter­mi­na­ción y per­se­ve­ran­cia, co­mo él lo ma­ni­fies­ta: “tu­ve que lu­char pa­ra to­do. Na­die me re­ga­ló na­da, así es co­mo ju­gué, lu­chan­do pa­ra ob­te­ner to­do”.

Pa­ra te­ner idea de lo que tu­vo que pa­sar Jor­ge so­lo hay que sa­ber que cuan­do em­pe­zó a ju­gar en la es­cue­la se rea­li­za­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes im­pul­sa­das por ac­ti­vis­tas an­ti­in­mi­gran­tes quie­nes cues­tio­na­ban su edad, in­clu­si­ve se sa­be que lle­gó a re­ci­bir ame­na­zas de muer­te. Pe­ro na­da lo de­tu­vo.

Hoy, gra­cias a su es­fuer­zo, es “uno de los ju­ga­do­res más en­tre­te­ni­dos de ver, ata­can­do la ca­nas­ta en ofen­si­va y de­fen­dien­do a los me­jo­res ju­ga­do­res del equi­po con­tra­rio”.

ES­PE­RAN­ZA

Es alen­ta­dor cons­ta­tar que exis­ten vic­to­rias si­len­cio­sas de mi­les de jó­ve­nes me­xi­ca­nos que se fra­guan des­de el ano­ni­ma­to pa­ra lue­go ser fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra to­dos. Es­tos mu­cha­chos que ha­cen ca­so omi­so de esas vo­ces per­ver­sas que pre­go­nan el de­rro­tis­mo, la de­silu­sión, la de­s­es­pe­ran­za, el pe­si­mis­mo y la va­cui­dad y la di­vi­sión, que se arre­man­gan las ma­nos pa­ra trans­for­mar sus más ca­ros an­he­los en fe­cun­das reali­da­des, son los au­tén­ti­cos ti­ta­nes mo­der­nos, que en­cen­di­dos por ex­cel­sos idea­les y por una in­que­bran­ta­ble en­te­re­za de áni­mo, in­du­da­ble­men­te en­car­nan la es­pe­ran­za pa­ra cons­truir un Mé­xi­co lu­mi­no­so, abier­to al mun­do y ge­nui­na­men­te hu­mano.