Foto: Especial
El obispo Raúl Vera, en el texto da fe de la supresión de la fundación del Monasterio y dio por terminada la responsabilidad que había asumido hacia éste

Por medio de un informe firmado por el obispo Raúl Vera se confirmó la suspensión del monasterio de Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento de Saltillo.
Esta decisión se tomó después de que las religiosas incurrieran en desobediencia durante los últimos días.

Ellas pertenecen a monasterios ubicados tanto en Veracruz como Monterrey. Pretendían fundar su propio monasterio en Saltillo sin rendir cuentas a ninguno de sus instituciones de procedencia ni a la Diócesis de Saltillo.

El problema tenía varios meses resolviéndose. Según la información, el 16 de abril del 2019, la congregación para los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica de la Santa Sede (Vaticano) dirigió una Masiva al Monasterio de San Juan Bautista en Cosocomatepec, Veracruz, a donde pertenecen algunas de ellas.
Este protocolo es el 3471/2017 y forma parte del Derecho Canónico y se utiliza para suprimir la fundación de un monasterio.

En el documento se añade que el Arzobispo José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, órgano encargado de regular la disciplina, bienes, derechos de los Institutos de Vida Consagrada, fue quien suprimió dicha fundación.
 

“Considerando tal decisión y cumpliendo con las formalidad el Derechos Canónico, El Vaticano ha invitado a cada una de las hermanas de Dicha Fundación a los Monasterios donde están incardinadas”, se señala en el documento.

“En caso de que las religiosas que formaban parte de la Comunidad de Saltillo no regresaran a sus monasterios de origen, como lo pide la Congregación, deberán solicitar la separación y dispensa de votos para llevar adelante su proyecto de vida.

“De otro modo, se iniciará el proceso de su dimisión en la orden, como establecen los Cánones del 696 al 700 del código de Derecho Canónico”, también se especifica.
En voz del obispo Raúl Vera, se da fe de la supresión del Monasterio y dio por terminada la responsabilidad que había asumido hacia éste.
Filtran Vídeo.

En redes circula vídeo en donde se observa que el obispo Raúl Vera discute con unas de las mujeres llamándola Zángana e idiota. También se ve como las mujeres le niegan el pasó al obispo. Éste les responde que no las quiere volver a ver y menciona que se arrepiente de haber puesto, a la monja con quien discute, en el puesto.
El conflicto se centra en la pertenencia de unos terrenos donados a las hermanas. El obispo les reclama que no les pertenece a ellas entro otras cosas.