Foto: Archivo
Un padre de familia fue a recoger a su hija a la escuela pero acabó tras las rejas, luego de que en un arranque de furia amenazara a la jovencita al sorprenderla con amigos que no son de su agrado

Un padre de familia fue a recoger a su hija a la escuela pero acabó tras las rejas, luego de que en un arranque de furia amenazara a la jovencita al sorprenderla con amigos que no son de su agrado.

Alrededor de las 19:30 horas, Irvin, de 37 años, pasó a recoger a su hija en la Alameda, en Purcell y Ramos Arizpe.

Al llegar, el hombre vio que la menor lo esperaba sentada sobre la barda de concreto del lago, acompañada por varios estudiantes, algunos de ellos con aspecto de pandillero, por lo que se acercó con ella y la tomó fuerte del brazo para llevársela.

La muchacha intentó justificarse, diciendo que sólo eran amigos suyos que estaban haciendo compañía en lo que llegaban por ella, no obstante, Irving empezó a reclamarle a su hija por hacer amistad con los que él llamó “vagos”. Le cuestionó además que era la única mujer en el grupo.

Como la discusión subió de tono, elementos de proximidad social de la Policía Municipal se dieron cuenta de la pelea que sostenían padre e hija, pero al acercarse escucharon como el hombre estaba amenazando a la jovencita con golpearla cuando llegaran a su domicilio, por lo que se vieron obligados a actuar, asegurando al agresor.

Por el delito de amenazas, Irving fue trasladado a las celdas municipales y puesto a disposición del Ministerio Público adscrito a la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia, donde se definirá su situación legal y algún tratamiento para terapia familiar.