Foto: Mayra Franco
Dirigidos por Jesús Cervantes, los miembros del Grupo de Teatro de la UVM presentaron esta puesta en escena inspirada en textos de poetas locales
El objetivo de estos talleres es la formación integral de los chavos. Que sean mejores estudiantes, mejores personas, profesionistas, ese es el objetivo, que tengan herramientas para otras cosas en su vida..

El arte puede jugar un papel importante en el desarrollo de las personas, pero pocas instituciones educativas toman esta realidad en cuenta. No es el caso de la UVM Campus Saltillo, que a través de su Grupo de Teatro estimula las habilidades de sus alumnos de bachillerato.

Este semestre, dirigidos por Jesús Cervantes, siete jóvenes inspirados en poemas de saltillenses por nacimiento o adopción montaron la obra “Versos de una joven ciudad”, con la cual se enfrentaron al público y al escenario el pasado domingo 9 de diciembre en el teatro de Casa La Besana.

Ellos escogieron los textos de Claudia Berrueto, Dona Wiseman, Mercedes Luna, Juan Antonio Villarreal, Eugenia Flores, Valdemar Ayala, Luis Javier Alvarado, Grupo Pjama, el propio Cervantes e incluso de uno de sus integrantes, Arturo Herrera, los cuales leyeron, analizaron, estudiaron y al final interpretaron en la puesta, donde desarrollaron sutiles narrativas y pusieron a prueba lo aprendido en el taller.

En entrevista para este medio, Jesús Cervantes, encargado del Grupo de Teatro, aclaró que aunque este esfuerzo podría interpretarse como un espacio para la formación de nuevos actores en realidad tiene otra intención.

“El objetivo de estos talleres es la formación integral de los chavos. Que sean mejores estudiantes, mejores personas, profesionistas, ese es el objetivo, que tengan herramientas para otras cosas en su vida pero creo que un efecto colateral es que muchas personas de las que estamos en teatro, trabajando, empezamos en un taller universitario o de la prepa y si, sin querer puede ser el inicio de muchos creadores profesionales”, explicó.

Foto: Mayra Franco

Destacó entre estos ejemplos de ex-alumnos que continuaron su participación en el mundo actoral a Tania Madrueño, quien participó en el Grupo de Teatro de 2013 y luego formó parte de una producción del Instituto Municipal de Cultura en 2017, además de que actualmente organiza campañas para la prevención del suicidio.

A través de 38 poemas Alexandra de la Peña, Arturo Herrera, Ariadna García, Bárbara Eslava, Angie Saucedo, Carmen García y Odalis García exaltaron el amor, el odio, las dudas, la desesperación, la nostalgia y la esperanza de sus autores en tres funciones donde mostraron su talento a sus familiares, amigos, los poetas que los inspiraron y el público general.

“Yo les di un montón de libros y ellos fueron eligiendo simplemente porque les interesaban sin pensar todavía en una historia, simplemente les gustaba, les movía el poema”, agregó, “una vez que los tuvimos hicimos una selección y empezamos a ver las relaciones entre ellos y a armar estas cuatro o cinco historias que suceden de manera alterna”.

“Desde que entran yo les hablo de tres ejes; la primera es el montaje de una obra, que se presenta al final del taller; luego a lo largo del semestre tenemos ejercicios de entrenamiento actoral, dicción, voz, cuerpo, manejo de nervios, emociones y también pláticas con teatristas profesionales. Este no fueron sólo teatristas sino también fue una cantante, Ale López, que fue a darles una clase de voz”, comentó.

Foto: Mayra Franco

Se trata de una formación integral para los jóvenes, para que ‘sean mejores personas y profesionistas’.

“Fueron también algunos de los autores a platicar con ellos sobre lo que escribían, sus procesos creativos y demás y además les pedí que vieran obras de teatro, entre ellas la de Perros Contradictorios, fueron a ver El Tríptico, estuvieron viendo varias cosas a lo largo del semestre”, concluyó.