Foto: Especial
“Lo que sucedió en Culiacán es muy duro para la Cuarta Transformación, muy duro para Andrés Manuel López Obrador y muy duro para nuestro país”, señaló Elena Poniatowska

Ciudad de México. Para la escritora Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2013, los recientes hechos violentos ocurridos en Culiacán, Sinaloa, fueron “algo muy duro que nos afecta a todos”.

En el marco de actividades de la 19 Feria Internacional del Libro del Zócalo, la reconocida autora en charla con Paloma Saiz y José Manuel Calvo, de la Brigada para Leer en Libertad, expresó: “Lo que sucedió en Culiacán es muy duro para la Cuarta Transformación, muy duro para Andrés Manuel López Obrador y muy duro para nuestro país; sobre todo para el norte. El dolor de lo que sucedió lo compartimos todos”.

En mi caso, continuó la escritora, “yo nunca en mi vida he conocido a un narcotraficante, no sé lo que es (probar) una droga –sí acaso me he puesto una borrachera-, pero (el de las drogas) es un mundo para mí que tiene que ver con lo diabólico que hay en el ser humano, es decir, tiene que ver con destruir a un hombre o a una mujer, a un joven. Creo que nuestro país, sobre todo en el norte y por la cercanía también de los Estados Unidos, y por la producción de la amapola, creo que nosotros no tenemos porqué ser el surtidero de droga de los Estados Unidos, y creo que eso es lo que intenta Andrés Manuel López Obrador en este sexenio; además de que los pobres, por su precaria situación personal, no sean acusados de productores.

“En el país se consumen drogas, pero los verdaderos consumidores son finalmente los estadunidenses”, destacó Poniatowska.

El conservatorio entre Elena Poniatowska, Paloma Saiz y José Manuel Calvo, se llevó a cabo con motivo de la presentación del libro De la tierra al cielo. Cinco arquitectos mexicanos (Seix Barral), en el que a través de entrevistas, recuerdos y anécdotas, la Premio Cervantes recrea la particular visión artística de Luis Barragán, Teodoro González de León, Andrés Castillas, Diego Villaseñor y Francisco Martín del Campo.