Zach Wilson fue elegido como la segunda selección global del pasado Draft de la NFL. AP
Aunque fue elegido en el número dos global del pasado draft de la NFL, el egresado de BYU quiere ganar su puesto en los entrenamientos

FLORHAM PARK.- El quarterback novato de los Jets de Nueva York, Zach Wilson, aparentemente tiene vía libre para el puesto titular, pero él no espera recibir ningún regalo.

“En esta posición, los coaches desean alinear al mejor jugador. La posición debe ganarse”, dijo el segundo recluta global en el segundo día del minicampamento para novatos. “Debo hacer lo que se supone que tengo que hacer. “Eso se resolverá por sí solo”.

Wilson dijo que iniciar es “importante” para él, pero no una prioridad. Dijo que su mayor enfoque es aprender la ofensiva y aclimatarse a sus nuevos compañeros. En BYU, fue suplente por los primeros seis partidos de su temporada de freshman antes de convertirse en el titular más joven en la historia de la escuela a los 19 años con dos meses.

Por ahora, no tiene competencia. Los únicos otros quarterbacks en la plantilla son James Morgan, un recluta de cuarta ronda del 2020, y el ex jugador de la escuadra de prácticas Mike White. Ninguno de los dos quarterbacks ha participado en un partido de temporada regular.

Se espera que los Jets sumen a un veterano antes del inicio del campamento de entrenamiento. Ya se han reunido con el nómada Brian Hoyer, mientras que el ex suplente de los 49ers de San Francisco, Nick Mullens, es otra opción de agencia libre. Tanto Mullens como Hoyer tienen vínculos con el nuevo grupo de coaches de los Jets, la mayoría de ellos viniendo de los 49ers. El reserva de los Bears de Chicago, Nick Foles, también ha sido mencionado en la especulación de los medios.

El nuevo head coach Robert Saleh no ha revelado su plan para Wilson, pero la esperanza de la organización es que estará listo para la Semana 1. Después de años de inconsistencia en la posición, los Jets tienen confianza de que Wilson —el quarterback reclutado más alto en la historia de la franquicia— puede ser una solución a largo plazo.

“Hizo un trabajo realmente bueno”, dijo Saleh el primer día de Wilson en el minicampamento para novatos. “El balón entraba y salía de sus manos muy limpiamente. Estaba en ritmo y a tiempo; los jugadores corrían las rutas correctas. El balón casi no tocó el suelo”.

Wilson, de 21 años de edad, ya estaba mostrando cualidades de liderazgo, contactando a varios novatos después del draft. El receptor abierto Elijah Moore, un recluta de segunda vuelta, dijo que Wilson es “como un general ... Su pasión se escucha a través del teléfono”.

Al mismo tiempo, Wilson dijo que había recibido varias bienvenidas al equipo de múltiples veteranos, incluyendo al receptor abierto Corey Davis, centro Connor McGovern y tackle defensivo Quinnen Williams.

El ex estelar de BYU dijo que le gustaría realizar sesiones de trabajo informal de temporada baja con todos los jugadores de posiciones de habilidad veteranos, como quarterbacks han hecho en el pasado. El ex quarterback de los Jets, Sam Darnold, lo hizo el año pasado en Florida. Wilson dijo que es “definitivamente una prioridad” antes del campamento de entrenamiento. “Vamos a hacer que suceda”.

Una cosa parece determinada: Se espera que Wilson porte el número 2. No es oficial, pero se inclina hacia ello.

“Cambiándolo, haciendo algo nuevo”, dijo Wilson, quien portó el número 1 por la mayor parte de su carrera en BYU. “Me gustan los números de un solo dígito. Creo que es bastante genial que fui el segundo elegido. Esa es una buena razón para cambiar”.