En el estado, las lluvias dejaron pérdidas por un monto inicial de 203.1 millones de pesos, que aumentarán en estos días, al realizarse el recuento de todos los daños ocasionados por las lluvias.<br>Foto: Vanguardia/ Archivo
Notimex
En el estado, las lluvias dejaron pérdidas por un monto inicial de 203.1 millones de pesos, que aumentarán en estos días, al realizarse el recuento de todos los daños ocasionados por las lluvias.
El recuento de daños por los efectos del huracán "Alex" en Coahuila podría ascender a más de 400 millones de pesos, afirmó el gobernador del estado, Humberto Moreira Valdés.

Señaló que el mayor daño se presentó en 15 municipios, sobre todo de las regiones Sureste y Centro, por lo que el gobierno del estado empezó con la reconstrucción de la infraestructura urbana.

Indicó que las lluvias dejaron pérdidas por un monto inicial de 203.1 millones de pesos, que ascenderán en estos días, al realizarse el recuento de todos los daños ocasionados por las lluvias.

Debido a ello, se giró la instrucción de dar el respaldo con enseres domésticos, materiales para la construcción, cobertores y artículos de limpieza a cuando menos 285 familias que perdieron igual número de viviendas, así como la reconstrucción de mil 620 techos que afectaron a cuando menos cuatro mil 400 habitantes, aseveró.

Señaló que el costo de los daños será determinado después de revisar las condiciones de puentes y vialidades, independientemente de los destrozos ocasionados en obras de jurisdicción federal, como en la carretera Monterrey-Saltillo o la Federal 57, en Arteaga, o bien las relacionadas con la energía eléctrica y telefonía.

Detalló que producto de la contingencia, desde la tarde del jueves inició la distribución de diversos apoyos, como mil 600 colchonetas, ocho mil 200 botellines de agua, 14 mil 700 cobertores, 14 mil 300 paquetes de limpieza y cuatro mil 400 colchones.

Para la reconstrucción de techos o viviendas se entregan a la población damnificada, mil 320 paquetes de materiales para la construcción así como 950 de enseres domésticos, como estufas o refrigeradores que se perdieron por inundaciones.