Tijuana, Baja California.- El presidente de una organización ciudadana de Tijuana (noroeste) que denuncia desde hace tres años la violencia generada por el crimen organizado en esa localidad mexicana fue atacado por un comando de sicarios al que consiguió repeler a tiros.
"Solamente escuché cuando comenzaron a atacarme y lo único que hice fue esconderme y buscar el arma que tengo para mi protección, una R-15 con la cual repelí la agresión", explicó Alberto Capella, abogado de profesión, tras ser atacado en su casa la madrugada del martes.

El ataque tuvo lugar alrededor de las 02H30 hora local (08H30 GMT) cuando los agresores, fuertemente armados, irrumpieron en el domicilio de Capella en Tijuana, que recibió más de 200 disparos de grueso calibre.

Mientras varios de los atacantes trataron de tumbar la puerta principal de la casa con marros, otros pretendieron escalar el muro de la vivienda con una escalera.

Al percatarse de la situación, Capella tomó una de las armas que le dejan todas las noches sus guardaespaldas e hizo frente a los sicarios, que a pesar de disparar decenas de veces contra su habitación no consiguieron herirle.

Aunque logró dar aviso a las fuerzas de seguridad y hay instalaciones de la policía a una cuadra de su domicilio, los agentes tardaron media hora en llegar al lugar.

Capella denunció recientemente el recrudecimiento de la violencia y, en particular, los secuestros de ciudadanos en Tijuana, tras un periodo de relativa calma coincidente con el inicio de un operativo conjunto de la policía federal y el Ejército en la ciudad y, particularmente, con el proceso electoral para elegir un nuevo gobernador de Baja California.