El mercado laboral ha empeorado ya que las empresas, acosada por la reducción del gasto consumidor e industrial, redujeron drásticamente sus plantillas. El índice de desempleo llegó el mes pasado al 8.1%, el mayor en más de 25 años. Muchos economistas creen que ese índice podría llegar al 10% para fin de año.
Washington, EU.-Los nuevos reclamos de beneficios por seguro de desempleo bajaron más de lo pronosticado la semana pasada, aunque los reclamos continuados alcanzaron una nueva marca por octava semana consecutiva y pocos economistas creen que el mercado laboral mejorará a corto plazo.

El Departamento del Trabajo indicó el jueves que los pedidos iniciales bajaron a 646 milfrente a los 658 mil de la semana anterior. Fue una cifra mejor a la pronosticada por los economistas.

Empero, los reclamos continuados subieron en 185 mil a 5.47 millones, otra marca, frente a los 5.33 millones pronosticados por los economistas.

El promedio de cuatro semanas, que elimina las fluctuaciones, subió a 654.750, la mayor cifra desde octubre del 1982, cuando la economía salía de una profunda recesión, aunque la fuerza laboral ha crecido un 50% desde entonces.

El mercado laboral ha empeorado ya que las empresas, acosada por la reducción del gasto consumidor e industrial, redujeron drásticamente sus plantillas. El índice de desempleo llegó el mes pasado al 8.1%, el mayor en más de 25 años. Muchos economistas creen que ese índice podría llegar al 10% para fin de año.

La Reserva Federal dijo el miércoles que inyectará 1.2 billones (correcto) de dólares en la economía para abaratar las hipotecas y otras deudas de gastos de consumo, además de descongelar el crédito. Con ese fin, la Fed gastará hasta 300 mil millones de dólares para adquirir bonos de la Tesoreía a largo plazo 30 años y otros 750 mil millones de dólares en paquetes de acciones respaldados por garantía real hipotecaria de Fannie Mae y Freddie Mac.

En proporción a la fuerza laboral, el número de estadounidenses que reciben beneficios por compensaciones de desempleo es el mayor desde junio de 1983. Los 5.47 millones de reclamos continuados aumentaron sustancialmente frente a los de hace un año, cuando sólo 2.85 millones de personas los recibían.

El aumento de los reclamos continuados es un indicio que muchos trabajadores recién despedidos tienen muchas dificultades para encontrar empleo.

Incluso ese número es engañosamente bajo: otros 1.5 millones de personas reciben beneficios conforme a la prolongación de un programa aprobado por el Congreso el año pasado. Esa cifra data del 28 de febrero, la última disponible.

Más noticias sombrías fueron anunciadas esta semana. El martes, Caterpillar Inc. dijo que despedirá a otros 2 mil 400 empleados ante la contracción de su demanda global de maquinaria pesada y de la minería. Colombia es uno de los principales mercados en ambos sectores de Carterillar. Y la empresa de telefonía móvil Nokia Corp. dijo que reducirá 1 mil 700 empleos en todo el mundo.

El lunes, la petrolera Baker Hughes Inc. anunció la eliminación de 1 mil 500 empleos, con lo que suman 3 mil los trabajadores recientemente despedidos por la empresa. Y el conglomerado industrial United Technologies Corp., fabricante de los ascensores Otis y los helicópteros Sikorsky, dijo que eliminará entre 2 mil y 3 mil empleos, además de los 11 mil 600 que anunció la semana pasada.