El Universal
Zahi Hawass dijo en conferencia que espera hallar las tumbas de Marco Antonio y Cleopatra en este año
Arqueólogos egipcios apuestan porque en 2008 sean descubiertas las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio, luego del hallazgo de diversas estatuillas de estos dos personajes de la historia en un templo dedicado a Isis en una zona aledaña a la ciudad de Alejandría. Éste sería, sin duda, el mayor hallazgo desde el descubrimiento de la momia de Tutankamón.

El grupo de especialistas encabezados por Zahi Hawass, la máxima autoridad en arqueología egipcia y quien actualmente se desempeña como secretario general del Consejo Superior de Antigüedades de ese país, explora al tiempo que investiga para formular nuevas conclusiones sobre grandes personajes de esa cultura.

Hawass aclaró que apenas se ha descubierto 30% de todo lo que esconde el suelo de su país sobre el Egipto faraónico, y lamentó que la mayoría haya sido hallado por extranjeros que se llevaron los vestigios, con todo y que ya han vuelto a Egipto más de 5 mil piezas de museos de todo el mundo. Así lo expuso al dictar la conferencia "Nuevos descubrimientos arqueológicos en Egipto: Tutankamón y Hatshepsut", la noche del viernes, en el Museo Nacional de Antropología.

El grupo de especialistas prevé que también en 2008 se podrá hallar la momia número 64 en el Valle de los Reyes. Lo anterior, con base en que recientemente se encontraron en el Valle de los Reyes, en el sur de Egipto, unas escaleras que parecen llevar a una nueva cueva, donde hasta ahora se habían encontrado 63 tumbas.

Las otras 63 momias halladas en ese lugar han sido encontradas por especialistas extranjeros indicó Hawass, quien ha adquirido renombre a nivel mundial por sus frecuentes apariciones en documentales televisivos dedicados al Antiguo Egipto.

Hawass reveló que luego de haberse descubierto diversos túneles en las grandes pirámides como la de Giza, se planea introducir un diminuto robot que explore esos accesos, por lo que "los secretos de las pirámides pudieran estar próximos a descubrirse".

También debajo de la Gran Esfinge se han encontrado túneles que sugieren pudieran tener comunicación con el resto de las pirámides de la zona, comentó en la conferencia realizada como parte de las actividades paralelas a la exposición Isis y la serpiente emplumada, que actualmente se exhibe en este museo.

A pesar de todos esos grandes proyectos, la gran investigación de este año será la exploración de la tumba de la faraona Hatshepsut, porque es una de las figuras más importantes del antiguo Egipto, incluso más trascendental que Nefertiti o Cleopatra, aseguró el especialista, quien a partir de sus trabajos ha conseguido que vuelvan a Egipto riquezas arqueológicas que se hallaban en grandes museos del mundo.

Los arqueólogos egipcios trabajarán en encontrar la momia del padre de Hatshepsut, la cual se creía había sido encontrada pero que a partir de recientes estudios se rechazó tal idea; al mismo tiempo exploran para dar con algunos familiares de esa faraona, que se pensaba que había sido asesinada, pero que ahora se sabe murió de cáncer.

A partir de recientes descubrimientos y de las piezas recuperadas se han creado 19 museos, entre ellos, uno infantil de arqueología en El Cairo, el cual ha despertado un gran interés de los niños, que sueñan con convertirse en arqueólogos.

El auditorio Jaime Torres Bodet resultó insuficiente para albergar a las más de 400 personas que se dieron cita, por lo que se tuvo que acondicionar salas en la planta alta del museo con el fin de que los visitantes pudieran seguir la conferencia. Ahí Hawass también se refirió a algunos errores cometidos en el pasado por los primeros exploradores de la cultura egipcia.

Incluso culpó a especialistas como Howard Carter, quien descubrió en 1922 la tumba de Tuntakamón, de haber alterado o ignorado evidencia de ese importante hallazgo, que actualmente está siendo estudiada minuciosamente.

Por ejemplo, dijo, el desaparecido pene de Tuntakamón, que se creía había sido robado antes de que Carter lo encontrara, en realidad fue desprendido y por error tirado entre la arena de la tumba.

Aunado a ello, en las exploraciones realizadas hace unos tres meses, se encontraron varios sellos de oro, una estatua del rey, canastos de frutas y jarros sellados que Carter ignoró, prueba de ello es que también había un periódico: The London Times.

Hawass, quien exigió al Museo Británico la devolución de la Piedra Rosetta, espera que los estudios recientes de la tumba de Tuntakmón, permitan llegar conocer mucho más sobre la familia de este faraón, y aclarar algunos misterios sobre sus padres, hermanas y posibles hijos.