Lima.- La cantante islandesa Björk, ícono de la vanguardia de la cultura pop, interrumpió por unos minutos su concierto en Lima la noche del martes para quejarse de ser filmada por los videocelulares de los centenares de asistentes a su presentación.
"¿Puedo pedirles un favor? Quiero verles la cara. Este es un concierto en vivo, no es un disco compacto de música (con mis canciones)", advirtió Björk en inglés visiblemente fastidiada en el único momento en que se dirigió al público.

Momentos antes los fotógrafos habían sido conminados a sólo tomar fotos durante las primeras tres canciones del concierto de 90 minutos, que tuvo como eje su última placa discográfica 'Volta'.

Superada la tensión Björk hizo delirar a las más de 4.000 personas que repletaron la carpa del museo de la Nación, escenario del evento.

Los organizadores impidieron luego filmar a los asistentes que no acataron el pedido de la artista. La posibilidad de que el concierto fuese colocado en un portal de internet era uno de los temores de estos, como pasó en marzo con un concierto de Roger Waters, uno de los cerebros de Pink Floyd, fue 'colgado' en internet tras ser grabado en videocelular.

Björk partió este miércoles a Bogotá, próxima escala de su gira por América Latina que se inició en Brasil el 26 de octubre para seguir en Argentina, Chile y Perú, para cerrar en México en diciembre.