Notimex
Los Angeles.- La Casa Blanca comenzó a reescribir regulaciones federales para tratar de admitir legalmente más inmigrantes ante la escasez de trabajadores agrícolas que amenaza con dejar frutas y vegetales sin cosechar, dijo hoy Los Angeles Times.
Según el diario, los departamentos de Seguridad Nacional y del Trabajo trabajan para rescatar a los agricultores atrapados en un complejo proceso para contratar trabajadores huéspedes y la aplicación de la ley que redujo el número de indocumentados en el campo.

'Es importante para el sector agrícola tener acceso a mano de obra para poder permanecer competitivo', dijo el vocero de la Casa Blanca, Scott Stanzel.

"Conforme la frontera suroeste se ha ajustado, algunos productores tienen más dificultades para encontrar fuerza de trabajo y ese es el factor de lo que está pasando ahora', indicó Stanzel en declaraciones a Los Angeles Times.

El rotativo destacó que el rápido impulso para reescribir las regulaciones es también un intento de la Casa Blanca para cerrar la brecha dejada cuando el Congreso no aprobó la iniciativa de reforma migratoria en junio pasado que habría ayudado a los agricultores.

Se cree que casi tres cuartas partes de los trabajadores agrícolas del país son inmigrantes indocumentados.

En todos los ámbitos de la industria agrícola, los esfuerzos tras bambalinas de la administración del presidente George W. Bush, para mejorar las visas H-2A de trabajadores agrícolas son observados con ansiedad.

Activistas pro inmigrantes temen que los cambios vendrán a expensas de las protecciones al trabajador, porque la administración ha recibido y se ha reportado que está actuado bajo extensos informes de cabilderos de los agricultores.

Además, agricultores en áreas como el Valle de San Joaquín, que ha experimentado una escasez del 20 por ciento en mano de obra, están preocupados de que los cambios de la administración Bush no pasarán lo suficientemente rápido para la temporada de cosecha de 2008.

'Es como una bomba de tiempo que va a explotar', aseguró Luawanna Hallstrom, director operativo de Harry Singh & Sons, un campo agrícola en Oceanside, California, que produce tomates.

'Estoy mirando a mis compañeros agricultores y diciendo, 'Oh Dios mío, que está pasando?'', dijo Hallstrom.

El periódico angelino aseguró que funcionarios de tres agencias federales revisan las regulaciones del programa de trabajadores agrícolas ver donde pueden hacer cambios.

Entre los cambios que los funcionarios están considerando está aumentar el tiempo que los trabajadores pueden permanecer en Estados Unidos, incrementando los tipos de trabajo que pueden realizar y simplificando sus solicitudes y su procesamiento.

Fuentes de la administración Bush informaron que se están moviendo hacia ello en forma agresiva, pero declinaron dar detalles de las distintas propuestas que se están considerando.