LA JORNADA
México, D.F. .- En respuesta a la demanda de 500 maestros reconocidos como los mejores del país por sus resultados en la prueba Enlace 2007, quienes solicitaron un escalafón más en su programa de carrera magisterial y la donación de una computadora portátil para realizar sus proyectos docentes, el director de Planeación y Evaluación de Política Educativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Jorge Santibáñez Romellón, aseguró que "no se trata de dar un premio o entregar un cheque", sino de generar mecanismos que consoliden las experiencias de éxito y convertir a los profesores en "lanchas rápidas del sistema educativo, en punta de lanza de una reforma del sector".
En entrevista, luego de participar en una comida ofrecida por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) a decenas de maestros galardonados, reconoció que la SEP dará un "giro al programa de carrera magisterial, que es un sistema de estímulos, para vincularla con evaluaciones de desempeño, no con trámites ni concursos, pues hay que reconocer que en muchas ocasiones eran impartidos por instituciones de educación muy dudosas".

Destacó que los cursos impartidos a los docentes "no eran necesariamente los que el profesor necesitaba, y a veces, en aras de tener un puntaje en carrera magisterial, descuidaba su práctica docente para seguir cursos que además no le servían, sino que sólo lo hacía para cumplir con un requisito y poder ganar más".

El programa de carrera magisterial, informó, se está revisando para que los puntajes estén asociados con la calidad y el desempeño, que será evaluado de forma "objetiva, porque tampoco se trata de dar un premio, un cheque ni una computadora, sino de generar programas que nos permitan aprovechar sus experiencias".

Otorgar un nivel más en carrera magisterial para los mejores 500 docentes del país, añadió, "no puede ser solamente por la evaluación de la prueba Enlace. Es un indicador que se incorpora y que ahora va a contar mucho más en la carrera magisterial".

En la comida, a la que asistió Fernando González Sánchez, subsecretario de Educación Básica y yerno de Elba Esther Gordillo, los docentes (quienes recibieron un diploma de reconocimiento y como "obsequio" la edición de aniversario del libro Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez) solicitaron al secretario general del sindicato, Rafael Ochoa Guzmán, "lograr una letra más en carrera magisterial y un apoyo para tener una computadora portátil".

Al grito de "¡sí se puede, sí se puede!", declararon que "día a día entregamos en las aulas todo lo que somos, pero desafortunadamente lo que percibimos no nos alcanza, y no se trata de una queja más, sino simplemente decirle que tenemos la necesidad de una escala para poder seguir echándole ganas, para llevar a nuestros compañeros en escuelas más apartadas del país una razón de por qué estuvimos aquí".