El Universal
Petróleos Mexicanos (Pemex) emprendió el cambio de los términos del contrato de trabajo de 29 mil empleados de confianza, incluido el corporativo y organismos filiales.
Con esta medida se busca abatir el costo de la nómina de la paraestatal.

Hasta agosto de este año, Pemex registró un ahorro de 2 mil 137 millones de pesos en su presupuesto de servicios personales, retirando prestaciones como uso de automóvil o gastos de representación.

Este proceso, según el doctor Jorge Olvera, profesor emérito en Derecho Laboral de la UNAM, podría derivar en la pérdida de prestaciones básicas como la antigüedad, el pago de tiempos extras o beneficios en materia social, educativa y médica, entre otros.

Trabajadores de confianza revelaron que esta acción fue emprendida por la paraestatal tras una recomendación de los órganos de fiscalización de la Secretaría de la Función Pública -en el oficio DGA/SCRH/GMP/2007-, mediante el cual se exigió a Pemex revisar exhaustivamente los formatos de contratación utilizados hasta ahora.

Esta situación generó inquietud entre el personal de confianza de Pemex, que hicieron circular correos electrónicos para alertar sobre las consecuencias de este nuevo contrato, del cual consideran que ni cumple con los requisitos de un contrato de trabajo ni tiene sanción jurídica.

En sus mensajes y en entrevistas personales, exponen que "los tiempos extras pueden ser suspendidos sin previo aviso, y aunque los derechos son irrenunciables, es necesario un juicio laboral para hacerlos valer, y esto puede llevar tiempo y recursos"; en caso extremo, aconsejan firmar "bajo protesta en adición a la tarjeta de trabajo actual".

De acuerdo con una copia de la Tarjeta de Trabajo para puesto de confianza vigente y el nuevo contrato individual de trabajo propuesto por Pemex, en poder de EL UNIVERSAL, se observan diferencias en la tarjeta , que está considerada en el capítulo III del Reglamento de Trabajo del Personal de Confianza de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios, pues contiene 13 elementos para identificar al trabajador como número de ficha, categoría, monto de salario y demás percepciones que lo constituyen, así como la vigencia de la relación de trabajo, aspectos que el nuevo contrato no especifica.

Carlos Ramírez, vocero de la paraestatal, sostuvo que el nuevo contrato para trabajadores de confianza "no representa ningún problema ni afecta los derechos de los trabajadores, ya que los derechos obtenidos son irrenunciables y no existe ningún argumento legal que permita eliminarlos".

Actualmente, el corporativo cuenta con 7 mil 205 empleados de confianza; Pemex Exploración y Producción, con 11 mil 460; Pemex Refinación, 5 mil 960; Pemex Gas y Petroquímica Básica, 2 mil 514; y Pemex Petroquímica, mil 893 trabajadores.

Para 2008 la empresa solicitó 63 mil 174 millones de pesos para el pago de su nómina, pero Hacienda sólo le autorizo 61 mil 911 millones, además de que tiene el compromiso de reducir el pago a pensionados y jubilados en casi 4 mil 876 millones de pesos.