Notimex
Cd. de México.- El 67 por ciento de las mujeres de 15 años y más ha sufrido violencia por parte de la pareja o familiares en la comunidad, trabajo o escuela, informó el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).
Previo al Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres que se celebra el 25 de noviembre, abundó que la intimidación más frecuente contra las mujeres es la de pareja.

Señaló que 43.2 por ciento de las mujeres de 15 años y más dijeron haber sufrido violencia durante su última relación; le sigue la agresión en la comunidad padecida por 39.7 por ciento de las mujeres; en el trabajo representa 29.9 por ciento de las mujeres asalariadas; familiar 15.9 y la escolar 15.6 por ciento.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH 2006), en promedio a diario fallecen seis mujeres por muertes intencionales, de las cuales cuatro son por homicidio y dos por suicidio.

Agregó que hay nueve entidades federativas con una tasa de mortalidad por homicidios superior a la del promedio nacional (2.4 homicidios por cada 100 mil mujeres).

El estado con la tasas de homicidios de mujeres más alta es Guerrero con 5.7 muertes por cada 100 mil, le siguen el estado de México y Michoacán.

Respecto a los suicidios, 18 entidades federativas registran una tasa de mortalidad superior al promedio nacional (1.7 suicidios por cada 100 mil mujeres) encabezados por Quintana Roo, Yucatán y Chihuahua, mientras que las de menor tasa es Zacatecas e Hidalgo.

Detalló que en 2006, una mayor proporción de mujeres jóvenes de 15 a 19 años (44.1 por ciento) y de 20 a 24 años (49.4) declararon haber padecido este tipo de violencia a lo largo de su vida, comparado con mujeres mayores de 50 a 54 años (35.3) y de 55 años y más (21.9).

Entre los incidentes de violencia comunitaria (en espacios públicos), la padecida más frecuentemente por las mujeres es la que tiene que ver con intimidación (ofensas sobre su cuerpo o de carácter sexual, así como miedo a sufrir un ataque o abuso sexual).

La encuesta señaló que 37 de cada 100 mujeres declararon haber padecido este tipo de incidentes; 17 de cada 100 experimentaron hechos de abuso sexual, como tocamientos o manoseos, o fueron forzadas a tener relaciones sexuales o a realizar actos sexuales por dinero.

La violencia laboral más frecuente es la que tiene que ver con hechos de discriminación laboral, pues por cada 100 mujeres trabajadoras, 24 declararon haber sufrido iniquidades de salario con respecto al hombre para un mismo nivel, petición de prueba de embarazo, menores oportunidades de ascenso, entre otros.

En tanto, 12 de cada 100 declararon haber padecido acoso laboral o sexual (humillaciones, insinuaciones o propuestas sexuales, menosprecio, manoseos, agresiones físicas, relaciones sexuales obligadas y represalias por no haber accedido), abundó.

La violencia en el ámbito escolar proviene de las autoridades como maestros, prefectos y directores, principalmente y se manifiesta en forma de burlas, humillaciones, discriminaciones, acoso (moral y sexual) hasta maltratos físicos, añadió.

Respecto a la violencia familiar, entre los incidentes más frecuentemente vividos por las mujeres están los de índole emocional con 15.4 por ciento, mientras que 2.9 por ciento declaró haber sido objeto de violencia física y económica 1.0 por ciento.

En el país, la violencia que viven las mujeres, ya sea de pareja, comunitaria, laboral, familiar o escolar, alcanza en 10 entidades federativas niveles por encima del promedio nacional, (67 por ciento de las mujeres de 15 años y más).

En orden descendente, el primer lugar lo ocupa Jalisco (78.5 por ciento), le sigue el estado de México (78.2), Distrito Federal (76.8), Colima (71.3), Aguascalientes (70.6), Durango (70.1), Puebla (69.8), Morelos (69.3), Sonora (68.5) y Chihuahua (67.7).

En tanto, la prevalencia más baja es en Chiapas, donde 48 de cada 100 mujeres de 15 años y más, manifestó haber padecido al menos un incidente de violencia de pareja, comunitaria, laboral, familiar o escolar.