Israel D. Bautista / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Hacer del ciclismo una práctica deportiva asidua, tiene aparejados con los naturales beneficios variados riesgos.
Contusiones en diferentes partes del cuerpo resultado de las caídas que sufren los ciclistas aficionados, y en menor grado fracturas que en ocasiones ameritan intervención quirúrgica, son los peligros que deben enfrentar los amantes del pedal, que diariamente saltan a la carretera a repetir la tonificante actividad.

La especialidad del pedal y la fibra no es deporte de contacto, no se necesita el choque violento contra algún rival, lo cual elimina posibilidades de lesión, sin embargo, el contacto, se puede presentar de manera accidental y es cuando vienen los problemas.

Juan José de la Rosa, directivo del ciclismo de Coahuila, señala que las lesiones mas frecuentes en los corredores amateur se presentan en los músculos (ligamentos, tendones), al no efectuar realmente un calentamiento.

Aunque manifestó que cuando se presentan lesiones graves, como fracturas, es dentro de los grandes premios, donde se corre a considerables velocidades y es cuando vienen los accidentes, en algunas ocasiones con resultados nada agradables.

Lo cual quiere decir que al rodar en pelotón, los riesgos del porrazo por el roce de bicicletas, está latente, puede ser en un sprint a gran velocidad, cruce de trayectorias o en bajada con curvas; sobre un terreno irregular, o donde agua, lluvia o grasa, son factores para cualquier percance.

"Aquí a nivel local, las fracturas no son muy comunes, porque no se compite tan fuerte como en premios importantes, a lo mucho que se pueden presentar son caídas que producen inflamación, hematomas con pronta curación.

"Pero las lesiones musculares, ocasionadas frecuentemente por una mala técnica de ejercicios previos, ocasiona los famosos desgarres, que dejan sin posibilidad al ciclista de continuar, al necesitar reposo total por más de un mes", manifestó.

Aunque comentó que de los más frecuentes, es el esguince clavicular por rotura total o completa del ligamento, que produce una deformidad a simple vista.

Esta fractura desde antaño se remediaba, en base a ataduras (con vendas), sobre la parte afectada y mucho reposo; como dijo Enrique Hurtado, presidente de la Liga Municipal de Ciclismo de Veteranos se inhabilita el brazo, sin el uso del yeso.

De la Rosa Barrios indicó que la ciencia médica ha avanzado mucho, ahora quien sufre de esta rotura puede ser intervenido quirúrgicamente, acción que se ve más en el plano profesional del ciclismo.

"Suele operarse para acortar el plazo de recuperación y en una semana a lo mucho 15 días, el deportista está otra vez encima de su bicicleta", expreso el federativo.

Hurtado Vázquez, reconoció que las lesionas más comunes en un ciclista amateur, producidas por las caídas son abrasiones y quemaduras en la piel, como hombros, caderas, codos, tobillos, muslos.

Señaló que esa clase de heridas en su cuerpo, son considerados por los ciclistas como medallas, aún y cuando en una competencia no hayan ganado algún trofeo.