El Paso, EU.- Los largos tiempos de espera para cruzar a Estados Unidos han desalentado a los compradores mexicanos y obligado al cierre de algunos establecimientos en El Paso (Texas) por la caída en las ventas, señalaron hoy fuentes empresariales.
"Al menos cinco negocios de hasta 17 años de antigüedad han cerrado de septiembre a la fecha", dijo el vicepresidente de la Asociación de Negociantes de El Paso, Alonso Flores.

Agregó que cámaras de comercio, transportistas, gobernadores de estados fronterizos, alcaldes y legisladores se han unido para pedir al gobierno de EU que se agilice el paso en los cruces de la frontera.

Los responsables de las revisiones "pueden ser mas eficientes sin sacrificar la seguridad nacional", señaló Flores.

Los comercios de la zona centro de El Paso comenzaron a entrar en crisis en julio pasado, cuando los tiempos para ingresar desde la mexicana Ciudad Juárez (Chihuahua) a esa localidad de Texas se elevaron de un máximo de 45 minutos a tres horas para el paso de vehículos y una hora para el cruce de peatones.

"El cruce se está comiendo todo el tiempo que la gente tiene disponible para visitar El Paso y eso nos ha golpeado mucho a los negocios", dijo, por su parte, Iván Solís, gerente de la tienda de zapatos "Shoes Town", localizada en el centro de la ciudad.

"Quisiéramos que las autoridades federales se dieran cuenta de la forma en que están perjudicando a quienes vivimos en la frontera", señaló.

Añadió que "la gente no quiere ser sometida a tantas horas de exposición al sol, a los contaminantes que generan los vehículos casi detenidos con los motores encendidos".

De acuerdo con la asociación de comerciantes, la situación ha costado a los negociantes localizados en la zona centro una disminución de hasta un 60 por ciento de su clientela.

El portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza en El Paso, Roger Maier, sostuvo que las revisiones han permitido detectar a un mayor número de impostores en los cruces, que utilizan el documento de otra persona para ingresar en territorio estadounidense o usan una visa falsa.