Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Cae muerto campesino

Coahuila
/ 1 diciembre 2021

La víctima trabajaba como caballerango en un rancho, pero ayer por la mañana un posible infarto le quitó la vida

PARRAS, COAH.- Afuera del jacal donde vivía, un campesino fue hallado sin vida la mañana de ayer en el lugar conocido como Los Arenales. Se cree que su deceso se debió a un posible infarto.

Cerca de las 11:00 horas de ayer, se reportó a la Cruz Roja sobre una persona inconsciente en la calle.

Al llegar, los paramédicos atendieron al hombre, quien fue identificado como Catarino Olivares, de 76 años, conocido como “El Güero Polaco”, pero solo informaron que no contaba con signos vitales y dieron aviso a las autoridades.

INVESTIGAN DECESO

Al sitio llegaron elementos de la policía Municipal, Policía Civil y personal de criminología para levantar el peritaje.

De acuerdo con los primeros indicios, el septuagenario pudo haber sufrido un infarto y eso le habría quitado la vida.

El ahora occiso trabajaba como caballerango en el rancho ubicado en el ejido de Parras.

Tras concluir el peritaje se ordenó el levantamiento del cuerpo para ser trasladado a una funeraria, donde se le realizará la necropsia de ley y conocer la causa del deceso.

Sobre el deceso fueron informados los familiares de la víctima para hacer la reclamación del cuerpo.

Tremenda sorpresa se llevó un joven de nombre Eduardo, que le llevaba comida a su compañero de trabajo, al verlo tirado sin vida.

Fue cerca de las 11:00 de la mañana de este martes cuando se reportó ante Cruz Roja a una persona tirada en el suelo.

Al llegar los paramédicos al lugar conocido como los Arenales, dieron la mala noticia del deceso del señor Catarino Olivares de 76 años, alias (EL GUERO POLACO).

Al lugar acudieron elementos de la policía Municipal, Policía Civil y elementos de criminología para levantar el peritaje, y saber las causas de la muerte.

Según los primeros indicios, se dijo que el polaco había sufrido un posible infarto, por lo que fue trasladado a una funeraria para su necropsia de ley.

Este hombre se dedicaba a cuidar unos caballos, el encargado del rancho del ejido Parras, comento que ya tenía rato trabajando como caballerango.

Después que se hizo el levantamiento de huellas, se les dio aviso a sus familiares para que lo reconocieran y así entregar el cuerpo para su sepultura.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie