Pekín, China.- La Cruz Roja de China ha enviado una partida de 557 tiendas de campaña y 2.500 mantas al condado de Wenchuan, en la provincia suroccidental de Sichuan, donde se encuentra el epicentro del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que hoy se sintió en toda Asia continental.
Al material de salvamento, enviado desde la capital provincial Chengdu y valorado en 113.000 dólares según la agencia oficial Xinhua, se une el traslado de 5.000 efectivos del Ejército de Liberación Popular (ELP) chino, que se unen a los 2.900 soldados ya estacionados en Sichuan.

Asimismo, la Cruz Roja ha enviado un equipo de rescate para que evalúe la situación en las zonas afectadas y coordine la evacuación de los afectados a zonas más seguras ante el temor a posibles réplicas.

A tal efecto, dos helicópteros de la Fuerza Aérea China se han desplazado al escenario de la catástrofe para asistir en las labores de salvamento, para las que el presidente chino Hu Jintao ha pedido "todo el esfuerzo posible".

El seísmo sacudió Wenchuan a las 14.28 hora local (6.28 GMT) y según las estimaciones, podría haber causado entre 3.000 y 5.000 muertos sólo en Sichuan, donde se derrumbaron el 80 por ciento de los edificios de Beichuan, distrito situado a 50 kilómetros del epicentro.

De momento, las autoridades han confirmado la muerte de 107 personas y miles de heridos en el área afectada, de más de 1,3 millones de kilómetros cuadrados y en la que viven unos 180 millones de personas, más de una décima parte de la población china.