La Habana, Cuba.- La delegación de Cuba en la Asamblea General de la ONU se retiró este martes del salón de sesiones en rechazo al discurso "arrogante" y "mediocre" del presidente George W. Bush, según un comunicado de la cancillería difundido en La Habana.
"Bush es responsable del asesinato de más de 1.600 civiles en Irak, autorizó la tortura de prisioneros en la Base Naval de Guantánamo y el secuestro de personas, vuelos clandestinos y cárceles secretas", subrayó la nota oficial.

"Es un criminal y no tiene ni autoridad moral ni credibilidad para juzgar a ningún otro país. Cuba condena y rechaza cada letra de su infame diatriba", concluye el documento.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, Bush afirmó que "en Cuba, el régimen de un dictador cruel se acerca a su fin", en referencia a la convalecencia de Fidel Castro, a quien los medios del exilio cubano en Estados Unidos han dado varias veces por muerto.

"El pueblo cubano está listo para la libertad y su nación entra en un período de transición, la ONU debe insistir en la libertad de expresión, la libertad de reunión y, en última instancia, elecciones libres y plurales" en Cuba.

La enfermedad de Fidel, quien el pasado fin de semana apareció en un video y en fotos más recuperado, aunque aún débil, lo llevó a ceder el poder provisionalmente a su hermano Raúl el 31 de julio de 2006.

Al tomar la palabra en la Asamblea, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, defendió a Castro y lanzó un alegato contra Estados Unidos por "imponer un bloqueo brutal", al tiempo que acusó al gobierno de ese país de representar a la "mayor dictadura en la historia de la humanidad".

Una resolución sobre el embargo económico será presentada por Cuba el 31 de octubre. En noviembre pasado, la Asamblea General adoptó por decimoquinto año consecutivo y por mayoría abrumadora el texto que condena el "bloqueo" y exige su levantamiento.