Universal
Gasta la actriz más de 100 mil dólares en su rehabilitación, mientras que también debió pagar un millón de dólares en una cuenta de hotel
Hace poco más de una semana Lindsay Lohan culminó con el tratamiento para superar sus adicciones y aunque dijo que deseaba mantenerse alejada de Los Angeles, parece que tendrá que regresar pronto al trabajo si desea evitar la bancarrota.

Y es que según la página de Internet newsoftheworld.co.uk la situación financiera de Lindsay es pésima, luego de que gastara su fortuna en noches de bebidas y drogas.

En meses recientes, la actriz de 21años ha despilfarrado unos siete millones de dólares. Su lista de extravagancias incluye: un millón de dólares en una cuenta de hotel y 137 mil dólares en su tratamiento de rehabilitación.

La joven se reunió hace unos días con el millonario Tom Gores, productor de su más reciente cinta I know who killed me. "Lindsay no tiene muchas opciones, está totalmente quebrada. La única razón por la que regresó a Los Angeles es para obtener dinero rápido", declaró una fuente cercana a la estrella.

"La cantidad que ha gastado en cocaína es repugnante. Incluso ella misma ha perdido la cuenta", señaló la misma fuente.

Al inicio de su carrera, Lohan rápidamente obtuvo millones de dólares de los filmes Mean Girls y Confessions of a Teenage, pero también los ha gastado en muy poco tiempo.

Lindsay vivió gran parte del año pasado en el lujoso hotel de Hollywood Chateau Marmont, en el que gastó casi medio millón de dólares y tuvo que pagar otro medio millón de dólares por el servicio de chofer las 24 horas del día.

Además de poner en venta dos de sus propiedades, pues no puede pagar el mantenimiento de las mismas, la actriz gastó otros 350 mil dólares en un Mercedes Benz, un millón de dólares en ropa y 70 mil más en el cuidado de su cabello.

Incluso los problemas en los que se ha visto envuelta por su consumo de drogas, también le han traído más gastos a Lindsay. Además de pagar a los abogados que la defienden en las demandas que enfrenta, sus gastos de rehabilitación han sido caros.