Foto: Especial
saludable.infobae.com
El uso del teléfono celular se convirtió en una herramienta casi indispensable en nuestra vida diaria. Sin embargo, cada vez más se lo relaciona con alteraciones en la salud, y la infertilidad, no queda fuera de ellas
Los teléfonos celulares operan en una frecuencia entre 400-2000 Mhz y emiten ondas imperceptibles de radiofrecuencia electromagnética. Las investigaciones indican que estas ondas causarían potencialmente daños a nivel del sistema nervioso, sistema cardiovascular, sistema endócrino y aparato reproductor.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe que relaciona el uso de celulares y diferentes tipos de cáncer, especialmente en el cerebro. En este sentido, otros estudios demuestran que las ondas electromagnéticas causan alteraciones en el sueño, dificultades en la concentración, fatiga, dolor de cabeza, aumento de la presión arterial e infertilidad masculina.

Lo cierto es que la esterilidad afecta aproximadamente al 15% de las parejas en edad reproductiva, siendo su causa una patología masculina casi en la mitad de los casos, afirmó el doctor Fernando Neuspiller (MN 82.815), director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Buenos Aires.

Reproductive Research Center realizó una investigación de gran envergadura donde se vinculó el uso del teléfono celular con alteraciones en la cantidad y calidad de los espermatozoides.

Se estudiaron 361 hombres con problemas de esterilidad y se los dividió  según la cantidad de horas que  utilizaban diariamente el teléfono celular. Se demostró una correlación directa entre las horas de uso diario del teléfono celular y la alteración en cantidad, calidad, movilidad y morfología de los espermatozoides. La causa de estas alteraciones todavía permanece incierta, sin embargo, se ha asociado a un efecto directo de las ondas de radiofrecuencia electromagnéticas o un daño térmico en los espermatozoides por el incremento de temperatura corporal.

Se demostró que a medida que se incrementaba la cantidad de horas de uso del teléfono celular se producía un deterioro progresivo de los parámetros seminales. Las personas que utilizaban más de 4 horas diarias su teléfono móvil tenían en promedio una reducción del 50% en el número de espermatozoides que los que no utilizaban telefonía celular, y esto empeoraba a medida que se incrementaba el número de horas diarias de uso de la telefonía móvil. Asimismo, se mostró una correlación negativa entre la calidad espermática y las horas de uso.

"A pesar de estos resultados, todavía se requieren mayores estudios que identifiquen las causas de estas alteraciones en la fertilidad masculina, es preciso mayor rigor de investigación en el impacto de los diferentes modelos de celulares, el efecto adicional de los equipos electrónicos, computadoras, ondas de radio, servicios de bluetooth, etc", concluyó Neuspiller.