Notimex
San Diego.- El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, demandará la próxima semana a la administración del presidente George W. Bush por negarse a autorizar una ley estatal que regula al sector automotriz a fin de combatir la contaminación.
El procurador general de California, Jerry Brown, confirmó que esta entidad demandará a la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) por retrasar la aplicación de la ley estatal en materia ambiental, que debió entrar en vigor en enero de 2006.

"Que el gobernador más prominente demande a la administración Bush es un fuerte mensaje que espero influya en el Congreso", dijo Brown, mientras el vocero del gobernador, Aaron McLear, confirmó que "ya hemos esperado demasiado" a que la EPA autorice la ley en California.

La ley autorizaría a California a exigir a los fabricantes de autos que reduzcan sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero 30 por ciento entre 2009 y 2016, con lo que se sumaría a otros 14 estados que han implementado medidas similares.

De implementar la legislación en California, los 15 estados representarían alrededor del 40 por ciento de los autos nuevos vendidos en Estados Unidos, según ambientalistas.

En 2006, la EPA argumentó que el control de la contaminación del aire es asunto federal, pero la Suprema Corte de Justicia falló a favor de California al reconocer la autonomía del estado para proteger su medio ambiente.

Las tres principales firmas automotrices orientales demandaron a los gobiernos de California y Vermont por pretender imponer ese tipo de medidas, bajo el argumento de que sería financieramente desastroso.

Sin embargo, un juez en Vermont falló a favor del gobierno estatal, mientras que California tendrá audiencia sobre el caso en noviembre próximo.

El gobernador Schwarzenegger ya había advertido con anterioridad que se opondría a cualquier aplazamiento adicional por parte de la EPA.

La EPA por su parte explicó que el retraso se debe a que está diseñando una serie de lineamientos que debería seguir el gobierno de California para poner en práctica su ley, acorde con reglamentos y programas federales.