El Universal
La composición final de la Cámara Alta estadounidense es de 53 senadores para el Partido Demócrata, 45 para los republicanos y dos independientes
Washington.- Las elecciones en Estados Unidos del pasado martes se saldaron con un incremento del número de senadores demócratas (dos más que hasta la fecha), por lo que fortalecen su control sobre la cámara alta (8 escaños con respecto a los republicanos).

La composición final del Senado estadounidense, conocido ya el resultado definitivo en la ajustada carrera en Dakota del Norte, es de 53 senadores para los demócratas, 45 para los republicanos y dos independientes (la mayoría se fija en 50 escaños).

Así, los demócratas ganan dos escaños con respecto a los 51 que tenían hasta ahora, los mismos que pierden los republicanos -que pasan de 47 a 45- y se mantiene en dos el número de senadores independientes (aunque con una cara nueva).

En las elecciones del pasado martes sólo se renovó un tercio (33) de los 100 miembros que conforman el Senado.

La mayoría de sondeos apuntaban a que, pese a mantener la mayoría en la cámara alta, los demócratas perderían algún escaño en favor de sus rivales republicanos, siguiendo la tendencia fijada por las elecciones legislativas de 2010, en las que estos les arrebataron hasta seis senadores.

RealClear Politics, un sitio web que elabora un promedio de las encuestas de varios medios tanto locales como nacionales, fijaba antes del martes hasta seis casos de escaños indecisos, y en dos de ellos (Montana y Dakota del Norte) daba una ligera ventaja a los republicanos.

Finalmente, todos estos estados, incluidos Montana y Dakota del Norte, eligieron senador demócrata, y muchos de ellos lo hicieron por una holgada diferencia de puntos, como el caso de Virginia, donde el candidato liberal se impuso por casi cinco puntos sobre su rival, frente al estrecho margen de 1.8 que le pronosticaban las encuestas.

El diario The New York Times, por su parte, apuntaba a que hasta seis estados diferentes podían pasar de tener un senador demócrata a uno republicano después del martes, algo que sólo sucedió en el caso de Nebraska.

Además, el nuevo Senado estadounidense que quedará conformado a principios de 2013 contará por vez primera con una senadora abiertamente homosexual, Tammy Balwin, que ocupará uno de los dos escaños por Wisconsin.

Los republicanos salieron derrotados en su intento de "colocar" en el Senado a uno de los favoritos del "Tea Party", el candidato por Indiana, Richard Mourdock, y también corrió la misma suerte su aspirante por Misuri, Todd Akin, que algunos meses antes saltó al centro del debate público por afirmar que el cuerpo de las mujeres tiene maneras de impedir el embarazo en caso de una "violación legítima".

Por su parte, el otro órgano que conforma el Congreso estadounidense, la Cámara de Representantes, mantiene mayoría republicana, con 234 escaños provisionales para los conservadores y 193 para los demócratas, a falta de que se decidan las ocho contiendas que aún quedan pendientes de recuento.