Caracas, Venezuela.- La actriz de televisión y cine Fabiola Colmenares denunció hoy que quedó desempleada por mantener una abierta posición de rechazo a la reforma constitucional propuesta por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
"Sepan que yo estoy marcada, así como los nazis marcaban a los judíos. Pues, bienvenida la marca porque me dieron el rol más importante de mi vida: la de venezolana", dijo Colmenares, quien formó parte del elenco del filme "Miranda Regresa", la primera película de la productora gubernamental "Villa del Cine".

En una rueda de prensa a las puerta del canal "Venevisión", donde negociaba para trabajar en una telenovela, dijo que fue rechazada para el proyecto después que el ministro de Cultura, Francisco Sesto, escribiera unos comentarios en su contra.

Explicó que las acciones de discriminación en su contra comenzaron luego que participó en un acto en el teatro caraqueño Teresa Carreño, donde expresó críticas a la reforma constitucional mediante la cual Chávez se propone imponer un sistema socialista en el país.

"Mi pelea no es económica, mi pelea es por los principios, por los valores", dijo y criticó la tesis que promueve el gobierno del llamado "hombre nuevo" que debe surgir del socialismo.

Al respecto, agregó que ese "hombre nuevo" nacerá sin boca porque no tendrá derecho de expresarse.

Asimismo, denunció que la presidenta del Congreso, Cilia Flores, aplaudió que fanáticos simpatizantes del gobierno golpearan al estudiante universitario Yon Goicochea, quien encabeza un movimiento contra el proyecto de enmienda.

"Ella aplaude que los venezolanos se caigan a golpes, eso es censurable... Mi pelea no es contra el presidente, mi pelea es contra lo que se le está haciendo a la constitución. En el Congreso lo que tienen es una guachafita (comedia)", recalcó.

Colmenares realizó varias telenovelas para "Venevisión", el canal propiedad del magnate Gustavo Cisneros, y esperaba una respuesta para un nuevo proyecto.

Trabajó en la productora Villa del Cine con "Miranda regresa", protagonizada por Jorge Reyes, y en la que participó el actor estadounidense Danny Glover.

Mientras, un grupo de artistas creó la Asociación Venezolana de Actores (AVA), cuyo portavoz, Gustavo Rodríguez, dijo que el objetivo será luchar por reivindicaciones independientemente de las posiciones políticas de los actores.

"Nos solidarizamos con la compañera Fabiola Colmenares. Tenemos que escuchar ambas partes. Pero al parecer, ha sido censurada su actividad cívica y ciudadana y se ha visto afectada laboralmente, cosa que nos preocupa", indicó.

También se refirió al caso del cantante español Alejandro Sanz, quien tenía previsto realizar un concierto en una tradicional sala caraqueña, pero el gobierno no lo autorizó supuestamente por las críticas que hizo en 2004 contra Chávez.

Rodríguez dijo que "como gremio, a nosotros nos alarma, más que preocuparnos, el hecho de que se haya censurado a un artista de la talla de Alejandro Sanz por emitir una opinión política, una opinión absolutamente valedera".

Colmenares advirtió que, en adelante, los actores que no estén con el proceso socialista de Chávez serán discriminados y dejados a un lado.

La reforma constitucional de Chávez fue aprobada por el Congreso, que aumentó el proyecto original de 33 a 69 artículos a ser modificados. La enmienda será sometida a finales de este año en una consulta popular.