El primer juego de estrellas de MLB

Béisbol
/ 14 julio 2021

Ahora que ya se celebró el Clásico de Media Temporada de Ligas Mayores es justo recordar que fue el periodista Arch Ward, un brillante editor deportivo del Chicago Tribune, el autor de la gran idea, de que a partir de 1933, se efectuaran los Juegos de Estrellas en la Gran Carpa. Sin embargo, la historia nos dice que en principio su propuesta no prosperó ante el enérgico Kenesaw Mountain Landis, quien en 1920 había sido nombrado el primer Alto Comisionado del beisbol de Grandes Ligas a raíz de la expulsión de 8 Medias Blancas de Chicago, acusados de venderse a los apostadores en la Serie Mundial de 1919, contra Cincinnati.

Pero Arch Ward no cesó en su objetivo. Insistió tanto en su propuesta que, finalmente, lo convenció, para enseguida presentar la idea a los dueños de los equipos que aprovechando la celebración en ese año, en Chicago, de la Exposición “Century of Progrese” (Un Siglo de Progreso) programando el encuentro como parte del gran evento, para el 6 de julio de 1933.

Su sueño se hizo realidad. Incluso, el Trofeo que se entrega al Jugador Más Valioso de cada Clásico, lleva precisamente su nombre, Arch Ward.

SELECCIÓN DE JUGADORES

Para aquel histórico primer Juego celebrado en el viejo Comiskey Park, los aficionados seleccionaron tanto a los jugadores, como a los mánagers John McGraw, de los Gigantes, y Connie Mack, de los Atléticos de Filadelfia. Ambos estrategas, volvían a enfrentarse desde aquella Serie Mundial de 1913 ganada en 5 juegos por el legendario Mack.

Mientras que McGraw, conocido como “El Pequeño Napoleón”, se había retirado por motivos de salud a media temporada de 1932 y el gran Connie Mack llegaba al frente de sus Atléticos por 32 años consecutivos como mánager y propietario.

Este primer partido de Ensueño (“The Dream Game”) fue visto por 49 mil 200 aficionados, y ganó la Americana 4-2, siendo Babe Ruth, ya en el ocaso de su carrera, a sus 38 años de edad, quien se llevó los grandes titulares al conectar jonrón de 2 carreras en la tercera entrada. Los fanáticos habían escogido a Carl Hubbell para que abriera el Juego Estelar por la Nacional, pero McGraw decidió que fuera Bill Hallahan, de Cardenales, quien perdió.

Y es que en ese año Hubbell impactaba con su pitcheo. Durante esa campaña logró 10 cierres, la mayor cifra desde 1916, ganó 23 juegos y tuvo la mejor efectividad para un lanzador zurdo en 300 innings o más, con 1.66. Fue el Jugador Más Valioso de la Nacional.

Por la Liga Americana abrió Vernon “Lefty” Gómez, el Yankee alegre, vistoso y peculiar, quien luego de impulsar en el segundo episodio la primera carrera con hit, se llevó la victoria con trabajo de 3 entradas, con 2 hits y sin admitir carrera.

Además “Lefty” hizo historia al ser el pitcher que hizo el primer lanzamiento y en producir la primera carrera en los spikes de Jimmie Dykes, en estos juegos de media temporada.

En los 2 primeros clásicos estelares, los aficionados seleccionaron a mánagers y jugadores.