Notimex
México.- El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) sostuvo que el efecto del nuevo impuesto a la gasolina será apenas perceptible y no se espera una inflación fuera de control.
En su publicación Análisis Económico Ejecutivo expuso que el repunte de los precios al consumidor durante la primera quincena de septiembre, de 0.62 por ciento, propició que las expectativas inflacionarias se deterioraran.

Explicó que este comportamiento obedeció en parte al aumento de los precios internacionales de los granos y otros productos básicos, pero principalmente por factores estacionales.

Además, se ha dado una amplia cobertura mediática y se ha sobreestimado el posible impacto del eventual aumento a la gasolina en el índice general de precios, abundó el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En este entorno, comentó que la comparecencia del secretario de Hacienda, Agustín Carstens, ante la Cámara de Diputados se desarrolló en un ambiente hostil que no inhibió su voluntad para declarar que el crecimiento para 2008 será menor de lo estimado hace un par de meses.

Aunque se advierten presiones, no se espera una inflación fuera de control, a lo cual ayudará la decisión del Gobierno Federal de proteger a los consumidores, destacó el CEESP.

"Ya ha sido mencionado por el Banco de México que el impacto total del impuesto a la gasolina será reducido, toda vez que se instrumentará en enero y será diferido a lo largo de 18 meses; el efecto será apenas perceptible", sostuvo.

En su opinión, la buena noticia es el aumento en el presupuesto para 2008, con una parte significativa de esos recursos etiquetada para gasto de inversión en infraestructura y educación, y otra parte importante se destinará a gasto social, lo que permitirá aprovechar la solvencia fiscal para la descentralización de recursos.

Con esto se persigue enfatizar el efecto redistributivo de los beneficios en las diferentes regiones del país. Nuevamente se sugiere un uso focalizado y sujeto a resultados para un manejo eficiente de los recursos.

Por otra parte, apuntó que en Estados Unidos, el desempeño de la economía durante el tercer trimestre del año se anticipa con un menor dinamismo respecto al trimestre pasado, dada la caída registrada en agosto en las nuevas órdenes de bienes durables y el menor ímpetu del sector manufacturero y el sector servicios en septiembre pasado.

No obstante, el entorno económico de Estados Unidos mantiene cierta estabilidad, pues aunque la posible recuperación del mercado inmobiliario podría tomar aún varios meses, se advierte una mejora en el mercado de crédito hipotecario, además de que el aumento en el empleo no agrícola en septiembre favorece las perspectivas del mercado laboral, concluyó.