Los mexicanos acuden hoy a votar en elecciones legislativas de mitad de término y comicios estatales, en los que el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) podría quitarle la mayoría al presidente Felipe Calderón en la Cámara baja
Ciudad de México.- Con el narcotráfico y la recesión económica como preocupaciones centrales, más de 77,5 millones de personas están convocadas a las urnas para renovar a los 500 diputados federales. Además habrá comicios concurrentes en 11 estados para elegir seis gobernadores, alcaldes y diputados locales.

Se espera un abstencionismo de un 60 por ciento. Muchos ciudadanos podrían anular de manera intencional el voto en respuesta a una campaña de descontento impulsada por organizaciones civiles y algunos analistas políticos.

Los locales de votación cerrarán a las seis de la tarde en el centro del país (23:00 GMT). En la costa del Pacífico hay dos horas menos y se podrá acudir a las urnas hasta las 01:00 GMT.

El PRI, que gobernó de 1929 a 2000 de manera ininterrumpida, podría duplicar su número de diputados y reemplazar al Partido Acción Nacional (PAN) como primera fuerza, según los sondeos finales, difundidos el miércoles.

El PAN tiene actualmente 206 de los 500 diputados, frente a los 106 del PRI, que en las elecciones de 2006 perdió su predominio y quedó en un inédito tercer lugar.

El PAN hasta ahora había tenido que negociar con el PRI para sacar adelante sus proyectos. Sin embargo, la bancada priísta ahora podría hacer mayoría con fuerzas pequeñas como el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que creció en los últimos meses en intención de voto.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, es actualmente la segunda fuerza en la Cámara de Diputados con 126 bancas. Se espera que esta vez quede detrás del PRI y el PAN.

Los comicios servirán a los partidos para ir acomodando el tablero para las elecciones presidenciales de 2012, después de dos gobiernos sucesivos del PAN. El Senado se renueva cada seis años y no cambiará en los comicios de este domingo.

Figuras como Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México (PRI), el alcalde capitalino Marcelo Ebrard y López Obrador (ambos PRD) buscan hacer una demostración de fuerza en sus bastiones, para lograr después la candidatura presidencial. El PAN todavía no tiene una figura que despunte.

Cerca de 19.000 observadores electorales vigilarán los 139.000 centros electorales y habrá una fuerte presencia policial.

En el país están desplegados más de 45.000 militares para combatir a los cárteles de la droga, cuya violencia ha causado unos 12.000 muertos desde que asumió Calderón en diciembre de 2006.

El narcotráfico ha estado presente en las campañas con amenazas a candidatos, versiones sobre la supuesta cooperación de candidatos con cárteles de la droga y la detención de varios alcaldes acusados de trabajar para el cártel de La Familia en el estado de Michoacán. Los estados que eligen gobernador son el industrializado Nuevo León, Sonora, Campeche, Colima, San Luis Potosí y Querétaro.