Notimex
Madrid.- El conflicto diplomático entre Colombia, Ecuador y Venezuela a raíz de la incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano fue resaltado hoy por los principales periódicos españoles.
El diario El Mundo consideró en un editorial que aun siendo criticable la incursión de un ejército en un país vecino sin el consentimiento de las autoridades de esa nación, la reacción de los presidentes venezolano y nicaraguense -Hugo Chávez y Daniel Ortega- también lo es.

'La reacción de Chávez y Ortega destila más malestar por el golpe que ha recibido la guerrilla que preocupación por la relaciones de vecindad entre los gobiernos andinos', expuso.

Apuntó que no hace falta recordar la filiación ideológica y la 'querencia totalitaria' del presidente venezolano, como tampoco reseñar que Venezuela se ha convertido 'en puerto franco para una guerrilla que, si alguna vez tuvo una matriz política, hoy es simplemente la organización mafiosa más antigua de América Latina'.

Apuntó que es evidente que el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, debió informar a Ecuador de los detalles de su operación, por lo que es comprensible que el mandatario ecuatoriana Rafael Correa se haya molestado.

'Pero ahora es necesario que la comunidad internacional tienda puentes entre Bogotá y Quito, a fin de restañar heridas y procurar un marco de colaboración para derrotar a las FARC', añadió, en referencia a las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Por su parte El País publicó en su primera plana que 'Chávez rompe con Colombia y envía diez batallones a la frontera', y en interiores destacó ampliamente la información sobre el conflicto diplomático entre los países andinos.

En tanto el periódico ABC tituló en su primera página 'Chávez envía diez batallones a la frontera con Colombia', y el matutino La Razón "Chávez rompe relaciones con Colombia y moviliza el Ejército a la frontera'.

Chávez ordenó el cierre de la embajada venezolana en Bogotá y la movilización de 10 batallones del ejército hacia la frontera con Colombia en respuesta a la operación militar colombiana del sábado en Ecuador en la que murió Raúl Reyes, número dos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Ecuador aseguró que la operación fue una 'masacre' y retiró también a su embajador en Bogotá. El gobierno colombiano afirmó que la acción se produjo en el contexto de una persecución a través de la frontera y posterior combate.