El presidente colombiano, Alvaro Uribe, calificó hoy de cobardes y calumniadores a los opositores que lo acusan a él y a su Gobierno por supuestos nexos con paramilitares.
Bogotá.- El presidente colombiano, Alvaro Uribe, calificó hoy de cobardes y calumniadores a los opositores que lo acusan a él y a su Gobierno por supuestos nexos con paramilitares y pago de favores para la reelección que obtuvo en 2006.

"Como no han podido con este Gobierno, el único camino que les queda es tratar de mancillar la honra del Gobierno", afirmó el jefe del Estado en alusión a los escándalos que salpican al Ejecutivo.

En la apertura de un consejo comunitario que encabezó en Yopal, la capital departamental del Casanare (noreste), Uribe sostuvo que quienes lo acusan "son bravos para calumniar" y "cobardes cuando se les enfrenta".

Según el gobernante, sus opositores, "para calumniar, son unos pavos reales: esponjados. Y cuando se les enfrenta, se vuelven como un pájaro que hay en la Costa (Atlántica): el chavarrí. Le meten un grito y se echa (se postra)".

En este contexto, Uribe consideró que "el Gobierno no se puede poner como el pavo real, pero tampoco como el chavarrí".

"El Gobierno tiene que ser un guerrero de todos los días por los superiores intereses del país", añadió el mandatario, que consideró como "bueno" que "se investigue qué hay detrás de todo esto".

El Presidente hizo mención en particular del escándalo que se ha desatado con las denuncias de la detenida ex parlamentaria Yidis Medina de que altos cargos del Ejecutivo le hicieron ofertas para que salvara la gestión legislativa de la enmienda constitucional que facilitó la reelección de Uribe en mayo de 2006.

La ex congresista admitió haber cambiado su voto de negativo a positivo por petición de tres altos cargos del Ejecutivo e, incluso, de Uribe.

El caso es investigado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que el pasado 25 de abril ordenó el arresto de Medina para que comparezca en un proceso por cohecho. La mujer se entregó dos días después.

El pasado 8 de mayo, la CSJ confirmó la detención, sin derecho a fianza, de la ex legisladora, y al mismo tiempo envió copias de la causa al Congreso y a la Fiscalía General, en ambos casos para que establezcan si existen pruebas que ameriten abrir causas contra los altos cargos supuestamente implicados.

Uribe dijo que informó que estaban buscando fotos suyas en el puerto fluvial de Barrancabermeja (noreste), fortín político de Medina que afrontó una aguda disputa territorial entre paramilitares y guerrilleros.

"Que las publiquen todas", retó el gobernante, aunque consideró que de lo que "deberían hablar (quienes buscan esos documentos) era de unas fotos que destruyeron, que muestran por ahí al ELN (Ejército de Liberación Nacional)".