Argel.- Dos franceses, un italiano y seis argelinos, fueron heridos en un atentado suicida, reivindicado por Al Qaeda, ocurrido este viernes en Argelia, sólo un día después de que esta organización amenazara a los ciudadanos franceses y españoles residentes en el Magreb.
Los tres extranjeros, que al parecer trabajan para compañías instaladas en Argelia, viajaban en un vehículo escoltados por gendarmes cerca de la ciudad de Lakhdaria (este de Argel), cuando un suicida que conducía un coche bomba se estrelló contra ellos, según fuentes diplomáticas europeas en la capital de Argel.

El artefacto era de escasa potencia, por lo que los heridos (de los seis argelinos, cinco eran policías) han sido de escasa gravedad y "están fuera de peligro", según el diplomático europeo. El herido de mayor gravedad es el ciudadano italiano.

La rama norteafricana de Al Qaida reivindicó este atentado a través de un comunicado difundido por la cadena de televisión Al-Arabiya, con sede en Dubai.

Este atentado ocurre un día después de que el número dos de la red terrorista Al Qaida, Ayman al Zawahiri, llamara a los habitantes del norte de Africa a "desembarazarse en el Magreb de los hijos de franceses y españoles", en un vídeo difundido el jueves por internet.

"La recuperación de la Andalucía es un deber para la nación en general y para ustedes en particular", declaró el brazo derecho de Osama bin Laden a los pueblos de la región del Magreb, a la que pertencen Marruecos, Argelia, y Túnez.

Tras las amenazas, el ministerio francés de Relaciones Exteriores aseguró este viernes que toma "muy en serio" las amenazas de Al Qaida contra sus ciudadanos residentes en el Magreb.

París ha enviado envió a sus responsables diplomáticos en el Magreb "instrucciones para que se refuercen las medidas de seguridad", indicó a la AFP el portavoz adjunto del ministerio, Frédéric Desagneaux.

Este portavoz confirmó además el intento de secuestro de dos ciudadanos franceses que trabajaban en Argel para Aeropuertos de París, tras las amenazas recibidas de un grupo cercano a Al Qaida.

"Este intento ha sido frustrado y confirma lo oportuno de las medidas de vigilancia que hemos tomado y que han sido recomendadas a las empresas y ciudadanos franceses" en Argelia, agregó. Los dos trabajadores han sido repatriados de urgencia a París.

El atentado suicida de este viernes es el primero que tiene como objetivo ciudadanos extranjeros, pero este tipo de acciones se han intensificado en los últimos meses después de que el gobierno argelino haya endurecido su persecución contra los grupos de islamistas radicales.

En los sucesivos atentados ocurridos desde el 11 de abril, uno de ellos incluso contra el palacio gubernamental, han muerto 85 personas.