Alejandro Treviño
La mesa es uno de esos muebles que no tiene reglas en cuanto a diseño, colores ni materiales. Según la función a la que se destinen, las encontraremos de formas regulares -redondas, cuadradas, rectangulares, hexagonales, ovaladas- o irregulares -imitando flores, espirales, estrellas- y de las más diversas materias primas -cristal, madera, piedra, metal, mármol y plástico.
En mesas de comedor existen diversos estilos a considerar. Pero el punto básico en la elección es el espacio del que se dispone; recuerde que hay desde modelos pequeños hasta majestuosos, que requieren de amplias estancias.

La decoración de cualqiuera de los lugares de la casa suele quedar definida por un objeto principal que se convirte en el centro de atención y que suele ser el abanderado del estilo propio de ese cuarto. La mesa de comedor es uno de esos artículos, ya que le imprime gran personalidad a una habitación, algo que tendremos que tomar muy en cuenta cuando queramos crear un ambiente integrador y único, ya que probablemente será el mueble que más nos ayude a conseguirlo.

Lugar de reunión por excelencia, la mesa de comedor puede tener entre sus características que sea extensible, con el fin de adaptarla a las necesidades concretas de cada situación, puesto que el número de invitados marcará la superficie demandada por los servicios. No obstante, los fabricantes han multiplicado enormemente las posibilidades en ese sentido.

Poniéndole vida

Una mesa desnuda puede mostrar un aspecto frío y desangelado, muy alejado de la imagen que queremos en nuestro hogar. La solución más común consiste en incluir centros de mesa y adornos que aporten vida y colorido.

En primer lugar no debe olvidar las reglas básicas que rigen la decoración, sea cual sea el motivo que elija. No debe parecer que los complementos se han colocado de manera forzada y no deben sobrecargar el espacio. Abusar de ello causará incomodidad y agobio.

Tenga cuidado con los objetos elevados, sobre todo si llegan a obstaculizar la visión de los comensales. Deberá atender al emplazamiento de las velas especialmente. Elegir adornos de baja altura le facilitará enormemente las cosas. Tenga presente que su misión es ayudar y embellecer, no entorpecer.

Centros de flores

Los centros de flores son la opción más común en ocasiones importantes, como las reuniones familiares. Si el motivo de una de estas reuniones es celebrar una comida, procure que las flores no tengan una fragancia muy intensa, ya que ésta podría interferir con el olor de los alimentos y las bebidas, uno de los principales placeres de la mesa.

Una de las grandes ventajas que nos aporta un centro de flores es la gama cromática que poseen sus componentes. Es imprescindible que los tonos que escoja combinen con el resto del entorno: vajilla, mantelería, sillas. El recipiente también es importante y habrá de estar en armonía con las flores y los demás elementos.

Un único centro de este tipo será suficiente para adornar una mesa de tamaño medio (entre 8 y 12 personas) y dará gran vida a la mesa que corone. Vigile sus dimensiones y asegúrese de que no estorbe a ninguno de los comensales. Procure igualmente que no le robe demasiado sitio a losplatos y las fuentes.

Ilumine con velas

Las velas resultan indicadas para cenas en las que el tono formal es aún más elevado, especialmente aquellas más estilizadas. Si emplea candelabros de plata potenciará ese aspecto dando un aire distinguido y elegante a la velada. El color clásico de los cirios es el blanco, aunque el rojo u otro color que combine bien le podrán servir igualmente.

Un par de trucos a la hora de encenderlas: antes de la comida asegúrese de que su mecha prende correctamente y enciéndalas en el momento de llegar a la mesa para que la cera no se derrita antes de tiempo.

Si quiere emplear velas para un ambiente más distendido puede verter agua en un recipiente hasta la mitad de su capacidad e introducir velas flotantes en él. Súmele algunos pétalos y logrará un adorno original y divertido.

Más opciones

Puede que lo que esté buscando sea algo más sencillo para el día a día. En tal caso velas y flores pueden resultar excesivas y recargadas, por lo que tendrá que optar por soluciones más sencillas, pero no por ello menos vistosas.

La fruta es un sustituto ideal para las flores al aportar la misma cantidad de vida y frescor. Los ceniceros son otra alternativa, hasta el punto de que rara vez se usan para depositar la ceniza.

Aquellos con elaboradas formas son los más usados. Puede llenar estos recipientes con lo que quiera. aquellas canicas que aún guarda de cuando era pequeño darán gran colorido al mobiliario y un toque divertido e infantil.

Los manteles

Cuando se habla de mantelería, las opciones son múltiples, pues los factores a tomar en cuenta, como texturas, colores, formas, tamaños y diseños llegan a conformar exquisitas obras de arte. Sin embargo, todos los expertos coinciden en un punto: cualquier mantel que vaya a poner en su mesa tiene que estar limpio e impecable, inmaculado, pues.

Siempre que logre un ambiente elegante, natural y alejado de complicaciones innecesarias conseguirá una decoración para su mesa en la que reine el buen gusto. Y no tenga miedo de usar su imaginación, cualquier figura o adorno bien escogido podrá ser un excelente centro de mesa.

De centro con estilo

Finalmente, unas cuantas líneas sobre las mesas de centro. Éstas deberán tener una relación de altura proporcional a las sillas o al sofá, por lo que no podemos dejar que nos seduzca únicamente la apariencia de las mismas.

En este sentido, son de mucha utilidad los modelos desplegables o extensibles, para adaptar el mueble a las necesidades de cada momento, ya que estos espacios han pasado a ser el centro de todas nuestras actividades, y es aquí donde nos reunimos, comemos y descansamos.

Tanto para usos funcionales, como los meramente ornamentales, debemos escoger muy bien el tipo de mesa de centro.

Las propuestas actuales van desde las líneas de curvas y colores chillones hasta las influencias rústicas y orientales; un amplio abanico para bucear hasta encontrar ese artículo que estaba buscando. Lo recomendable es que la mesa de centro que elija debe tener características similares al resto de la decoración.