Israel Bautista, Saraperos, Torreon, vaqueros
El torpedero Paúl Llano, se convirtió en el "chivo expiatorio" la noche de ayer, al ser el causante para que Vaqueros Laguna venciera 4-3 a Saraperos de Saltillo, en e segundo de esta serie que se juega en el Estadio Revolución.
Llano, que se unió al selecto grupo de tumba-bardas, tras conseguir su primer jonrón de la campaña y empatar la pizarra a tres, cometió pifia en la antesala para que Dionys César se embasara y después anotara la del triunfo con elevado de Iván Araujo.


Los abridores, tanto Alberto Manrique como Luis Martínez, se fueron sin decisión del partido, que fue ganado por Federico Castañeda en labor de una entrada y perdió Julio Parra.


La historia de este duelo inició en el segundo rollo, la visita tomó el mando, luego que Refugio Cervantes en su turno aprovechó el primer envío de Alberto Manrique y conectar gran batazo de jonrón por todo el jardín derecho y mover la pizarra 1-0.


El ex bigleaguer, Luis Martínez, manifestó que el descontrol es su peor enemigo, ya que en el fondo del tercer capítulo, Vaqueros con carrera de caballito iguala el marcador, al otorgar el dominicano cuatro pasajes gratis de manera consecutiva.


Mientras Saltillo amenazaba en la quinta entrada, los de casa que habían perdido antes una magnífica oportunidad, al consumir este turno, aventajaron cuando Emmanuel Valdez, con largo sencillo remolcó a dos compañeros que estaban en tránsito. Sin embargo, para la alta del sexto rollo Cuco Cervantes conectó su segundo cuadrangular de la noche, sin gente a bordo, para poner al sarape en la pelea.


El quisqueyano Martínez, luz y sombra en el encuentro, se fue a las regaderas en la baja del episodio seis, siendo imitado por el relevista Joel Peña quien salio luego de congestionar los senderos, Pedro Cámara vino a detener la rebelión lagunera.