Un paro cardiaco acabó con la vida de la autora del poemario "El rito cotidiano", con el que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en 1981. Foto: Vanguardia/Especial
Milenio
Un paro cardiaco acabó con la vida de la autora del poemario "El rito cotidiano", con el que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en 1981
México. Margarita Villaseñor, quien en abril de este año recibió un homenaje por sus 77 años, falleció en la madrugada de este viernes en la Ciudad de México a causa de un paro cardiaco, informó el escritor Julián Robles, amigo y colaborador de la autora.

Margarita Villaseñor nació en la Ciudad de México el 30 de abril de 1934. Fue licenciada en letras francesas por el Instituto Francés de América Latina (IFAL), maestra en letras españolas por la Universidad de Guanajuato, doctora en letras españolas por la UNAM y doctora en literaturas comparadas por la Universidad de París. Fue directora de la imprenta y la editorial de la Universidad de Guanajuato, desde donde publicó importantes obras de la literatura mexicana.

La obra de Margarita Villaseñor le valió obtener el Premio Xavier Villaurrutia en 1981, por su poemario El rito cotidiano.

Su obra poética se compone de los libros Poemas (1956); Tierra hermana (1958); Poemas cardinales (1962); La ciudad de cristal (1965); El rito cotidiano (1981) y De muerte natural (1984). Recientemente, Margarita Villaseñor trabajaba en un nuevo libro con poemas inéditos, que sería publicado por Siglo XXI, informó Julián Robles.

Es autora de las obras de teatro La gesta de Juárez (1972); Apocalipsis 1910 (1973); El árbol de la vida (1973); Los sueños de Quevedo (1974); Entremeses de la Nueva España (1974); Camino negro, así como de la telenovela El extraño retorno de Diana Salazar (1988).

Como señaló en entrevista Julián Robles, Margarita Villaseñor fue una de las grandes poetas del siglo XX en México y su trabajo fue respaldado por grandes plumas, tales como Rosario Castellanos y Pedro Garfias, quienes prologaron obras suyas. Sin embargo, agrega el también escritor, su obra no fue lo suficientemente reconocida.

"A la obra poética de Margarita Villaseñor le falta reconocimiento, porque es una obra que llega directamente al público, no es críptica, apela a cualquier lector, pero a pesar de eso tiene como hallazgos importantes dentro del lenguaje, sin renunciar a la experimentación. Podía tener un contacto muy directo sobre el público, sobre los lectores", destacó Julián Robles en entrevista.