El pintor Nadir Afonso, uno de los artistas contemporáneos más destacados de Portugal, falleció a los 93 años. Foto platonismopolitico.blogspot.co
Se convirtió entre 1930 y 1960 en uno de los principales precursores del arte cinético, una forma de expresión en la que los objetos de arte se mueven.
Lisboa, Portugal.- El pintor Nadir Afonso, uno de los artistas contemporáneos más destacados de Portugal, falleció ayer a los 93 años en un hospital de la localidad balnearia de Cascais, unos 25 kilómetros al oeste de Lisboa, según dio a conocer su familia.

Nacido el 4 de diciembre de 1920 en Chaves, en el norte del país, cursó sus estudios de arquitectura en Porto y luego trabajó con dos enormes figuras: Le Corbusier en París y Oscar Niemeyer en Brasil. Con el brasileño, fallecido el año pasado, lo unía una estrecha amistad.

Luego de que abandonara la arquitectura, a la que consideraba demasiado "utilitaria", el portugués estudió pintura, entre otros en París.

Se convirtió entre 1930 y 1960 en uno de los principales precursores del arte cinético, una forma de expresión en la que los objetos de arte se mueven o bien dan esa impresión en quien los contempla.

El presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes de Portugal, António Valdemar, elogió al fallecido como "una de las mayores figuras del arte portugués del siglo XX".

Afonso se destacó "por una especialmente vigorosa fuerza de innovación", explicó Valdemar a la agencia de noticias Lusa.

El artista, quien continuó trabajando hasta último momento, publicó varios libros de teoría sobre el arte.

Defendía la tesis según la cual el arte es puramente objetivo y no se orienta por la fantasía, sino por las leyes de la matemática y la geometría, y es resultado de observación, conocimiento y modificación de las formas de los objetos.