<span></span>El Universal
México, D.F.- El asesino intelectual de Édgar Millán Gómez, coordinador de los operativos antinarco en el país, tenía en la mira a otros cinco mandos policiacos de la División Antidrogas de la Policía Federal, entre ellos Roberto Velasco Bravo, ejecutado el pasado 1 de mayo.
En la mira del asesino había otros cinco mandos

La Policía Federal confirmó ayer la detención de cinco integrantes de una célula delictiva, dirigida por José Antonio Martín Montes Garfias, un agente en activo de la extinta Policía Federal de Caminos (PFC), quien habría planeado ambos asesinatos por instrucciones de los hermanos Beltrán Leyva, una de las facciones del cártel de Sinaloa.

Los dos mandos asesinados investigaban las actividades del cártel de Sinaloa antes de ser ejecutados. Roberto Velasco, director de Crimen Organizado de la Dirección de Análisis Táctico, seguía las operaciones de Joaquín "El Chapo" Guzmán, y Édgar Millán de los hermanos Beltrán Leyva, grupo al que la Policía Federal ha asestado fuertes golpes en las últimas semanas.

Gerardo Garay Cadena, coordinador de la División Antidrogas, señaló que Montes Garfias fue detenido el 8 de mayo pasado, junto con cuatro de sus cómplices: los hermanos Jorge y Josué Ortega Gallegos, Juana Virginia González Chicuéllar, "La Vicky", y María Teresa Villanueva Aguirre. Los cinco se encuentran ya bajo arraigo judicial.

En conferencia de prensa, Garay aseguró que, con estas detenciones, se esclareció el homicidio de Millán, y que el posible móvil es el trasiego de droga en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, plaza a la que Montes Garfias estuvo adscrito hasta octubre de 2007.