LA JORNADA
"El documental de Luis Mandoki -cuyo título provisional es 2 de julio, el fraude que nadie vio- no lo distribuirán Videocine ni Warner porque no es negocio y no por razones políticas", sostuvo ayer el director de Warner Brothers en México, Juan Manuel Borbolla, luego de lo declarado un día antes por el director del filme y el periodista y productor de la cinta, Federico Arreola, de que tal decisión fue motivada por la censura de Televisa-Videocine, dado que en el documental se demuestra con imágenes el fraude en los comicios presidenciales de 2006.
México, D.F..- El documental de Mandoki, reconoció Borbolla, "está muy bien hecho. El género del documental en México, efectivamente, no ha despegado. Entonces, no hay gente, una masa crítica que pague por ver un documental, lo cual lo hace poco viable económicamente.

"Nosotros nos acercamos a Luis Mandoki hace escasamente un mes para pedirle que dirigiera una película de la cual nosotros estamos iniciando el desarrollo. En esa reunión él me dijo: `Fíjate que tengo un documental que me gustaría ver si ustedes pueden distribuir'. Ahí empezó todo.

"Hemos leído, sin temor a equivocarme, más de 300 guiones y hemos hecho las cuatro películas que dije, es decir, hemos rechazado 296, ¿no? Después de hacer la evaluación económica de lo que un documental vende en este país, decidí no distribuir el documental. ¡Por favor, anótenlo, porque es clarísimo!: ¡decidí no distribuir ese documental porque no es negocio, porque en México los documentales no venden! Sólo un documental, que es Farenheit 9/11, ha hecho dinero. Cuando ustedes hacen una evaluación de lo que es el documental en México, ¡caray!, si ustedes fueran yo dirían lo mismo: aquí no se va a lograr un negocio. Punto. Eso es todo.

"No sé por qué ha habido tantas cosas y quieren llevarlo al lado político. ¡No existe nada de eso! Esa es la postura oficial de Warner Brothers y yo se la comuniqué el miércoles pasado a Luis Mandoki y le dije: lamentablemente los números no van."

Fernando Pérez Gavilán, vicepresidente de Videocine, también fijó su postura: "Me encuentro sumamente contrariado por lo que empezamos a recoger en los medios desde la tarde de ayer -el lunes pasado- y obviamente confirmado hoy en la mañana. Me siento sumamente contrariado porque se le está dando a esta decisión una serie de explicaciones que están totalmente alejadas de la verdad. En mi carácter de representante de Videocine, junto con mi socio, quería hacer algunas precisiones: el documental -de Mandoki- pasó exactamente por el mismo escrutinio que lo hacen todas las películas que va a distribuir Videocine. No tiene absolutamente ninguna diferencia".

-Mandoki habló de un complot y de un acuerdo de palabra.

Borbolla: "No sé a qué se refiera con un acuerdo de palabra. Que estuvimos evaluando la posibilidad de distribuirlo, sí, como lo hacemos con todos los proyectos, pero no hay ningún acuerdo de palabra ni tampoco firmado, por supuesto".

Pérez Gavilán: "No existe tal complot. Les quiero decir que yo no he hablado con ninguna gente de la industria cinematográfica nacional sobre el documental. Con la única persona que platiqué fue con Juan Manuel, en calidad de socio. Se han mencionado términos y una palabra que a todos los que trabajamos en esta industria nos duele mucho oír, que es censura, y lo que quiero decir es que me sorprende que la diga una gente tan preparada (Luis Mandoki).

"Televisa no tiene facultades de ningún tipo para censurar ningún contenido. Podemos tomar la libre decisión de no distribuir un material que no nos interesa, pero no censurar nada."

-¿El contenido fue un problema?

Borbolla: "El contenido no tiene absolutamente nada que ver".

-En la conferencia se pronunció el nombre de Bernardo Gómez, vicepresidente de Televisa. ¿Ya hubo alguna reacción del corporativo? ¿Cuál va a ser la respuesta si se lleva el caso de la supuesta censura ante diferentes instancias?

Pérez Gavilán: "No ha habido ninguna reacción del corporativo, de Televisa, ni del señor Gómez ni de ningún otro ejecutivo".


La cinta sobre el fraude electoral se hizo "sin faltar a la verdad"

Ayer por la tarde, Luis Mandoki, director del documental 2 de julio, el fraude que nadie vio (título provisional), y el productor del mismo, Federico Arreola, respondieron a las declaraciones formuladas por Juan Manuel Borbolla, director en México de Warner Brothers, y por Fernando Pérez Gavilán, director de Videocine-Televisa, respecto de que sólo habría sido por una cuestión de taquilla, no razones políticas, que ambas firmas decidieron no distribuir comercialmente ese trabajo sobre el proceso electoral de 2006.

Para ambos, director y productor, las razones esgrimidas por Borbolla y Pérez Gavilán contienen "tres mentiras y dos verdades". Estas últimas se refieren, específicamente, a lo dicho por Borbolla de que el documental "es una obra muy bien hecha, como todo lo que hace Mandoki", si bien de inmediato el representante de la casa productora argumentó que "desgraciadamente en México el documental todavía no despega, no hay documentales que hagan taquilla."

Sin embargo -y aquí entra la primera de las mentiras que a juicio de Mandoki y Arreola expresaron los declarantes-, si en realidad no hubiera taquilla para ese tipo de filmaciones, cómo es que ofreció un anticipo de 2 millones de pesos, ya que estimaba recaudar al menos 20 millones de pesos.

Respecto de lo que denominan la segunda mentira, piden a Borbolla que sostenga su dicho de que Pérez Gavilán le aconsejó no distribuir el documental de Mandoki para no enemistarse con Bernardo Gómez, vicepresidente de Televisa.

Asimismo, y para concluir su argumentación contra las que consideran falsedades de ambos representantes de las compañías distribuidoras, apelan por segunda vez en su texto a la condición de "persona honorable y valiente" de Borbolla sobre la sugerencia que hiciera a Mandoki de censurar las partes del documental en las que aparecen Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, y Bernardo Gómez, y que ayer negó.

Mandoki y Arreola cierran su respuesta con la que llaman "segunda verdad" expuesta por Borbolla y Pérez Gavilán, en el sentido de que Warner y Videocine no distribuyen películas que salen de los "estándares morales que rigen la distribución" de ambas compañías.

"Desde luego -concluyen-, el documental de Mandoki está basado en una moral que, por fortuna, no es la de Televisa y Warner Brothers", pues no se funda en la mentira ni se inspira en el servilismo a los poderosos, y tampoco está protegido por un monopolio. Por el contrario, la película "se ha realizado sobre cimientos de libertad y sin faltar a la verdad".