París, Francia.- La gendarmería francesa detuvo el miércoles en un poblado del sur de Francia a un hombre y una mujer, sospechosos de pertenecer a un comando de la organización separatista armada vasca ETA que el sábado asesinó a dos guardias civiles españoles en Capbreton (suroeste).
Después de cuatro días de pesquisas, la pareja, que llevaba armas cargadas de grueso calibre y hablaba con acento español, fue detenida sin oponer resistencia en Ch?teauneuf-de-Randon, sur de Francia.

El hombre fue identificado "sin dudas" como Asier Bengoa López de Armentía, supuesto cuadro de ETA, indicaron fuentes cercanas a la investigación.

Esas fuentes aclararon que la identificación de la mujer estaba siendo "más difícil de establecer" pues tenía documentación falsa y era "menos importante que su compañero en la jerarquía de ETA".

De la gendarmería de Mende (centro-sur), los dos presuntos etarras fueron trasladados la noche del miércoles a París, indicó una fuente cercana a la investigación.

La Subdirección Antiterrorista de la policía judicial francesa (SDAT), especialista en los asuntos de ETA en Francia, debería hacerse cargo de la investigación.

Poco después de su detención, el fiscal de París anunció la muerte del segundo guardia civil, Fernando Trapero Blázquez, de 23 años, que estaba hospitalizado en Bayona (suroeste de Francia), en estado de "muerte cerebral".

Su colega, Raúl Centeno, de 24 años, murió el sábado en el acto.

Los dos guardias civiles, desarmados y en misión de inteligencia en Francia, fueron atacados por un presunto comando etarra que les disparó a quemarropa en Capbreton (suroeste) y después se dio a la fuga.

La ministra francesa del Interior, Mich?le Alliot-Marie, "saludó el trabajo de las fuerzas del orden y deseó que la identificación en curso determine lo antes posible si se trata o no de los individuos buscados".

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, también expresó "sus mayores felicitaciones" a los policías de Francia y España tras la detención de los presuntos etarras, que fue fruto de la coordinación permanente entre ambos países.

"El Estado de derecho, democrático, dio una respuesta ejemplar con esas detenciones. Es el destino de los miembros de ETA, es lo que les espera", dijo Zapatero en una conferencia de prensa en Nápoles (sur de Italia) donde participó en una cumbre ítalo-española.

"La justicia y todo el peso de la ley caerán sobre ellos y para siempre", advirtió el responsable español.

El hombre y la mujer detenidos el miércoles tenían en su poder una importante suma de dinero en efectivo y múltiples documentos de identidad. Se sospecha que son ellos los que el lunes trataron de robar un coche en Perigueux.

Su detención se produjo a mediodía local (11H00 GMT) y "tranquilamente", según una fuente allegada a la investigación.

Unos 1.500 gendarmes, entre los cuales los de la unidad de élite GIGN, habían sido movilizados "en toda Francia" para urdir "una tela de araña" para ubicar y capturar a los fugitivos, según fuentes de la fuerza.

Estaciones, fronteras, pero sobre todo los lugares "más secretos donde pueden esconderse los presuntos miembros de ETA" estaban vigilados.

Si se confirma la pertenencia a ETA de la pareja, faltaría una tercera persona que está prófuga, pues desde el día mismo del ataque de Capbreton, fuentes judiciales y la fiscalía de París hablaban de un "comando de tres personas".

Unas 7.000 personas se concentraron el martes en Madrid convocadas por toda la clase política española para protestar contra este nuevo atentado de ETA, que en casi 40 años de lucha armada contra el Estado español mató a 819 personas.