El Universal
El mal hábito de fumar es fuente de graves problemas de salud.
Los médicos recomiendan alejarse del humo, pues incluso los fumadores pasivos corren riesgos. En época de cambios bruscos de temperatura, de caída en picada del termómetro, el tabaquismo eleva su peligrosidad como factor detonador de una bronquitis.

La amenaza del cigarrillo, dice el doctor Gerardo Rico Méndez, es sumamente alta, ya que estudios internacionales señalan que influye entre el 50 y 80 por ciento en la bronquitis crónica. Este mal ataca a hombres y mujeres por igual.

Una cosa indudable es que fumar constituye el más importante factor de riesgo para padecer esta enfermedad, advierte.

El doctor Rico Méndez, jefe del Departamento de Neumología del Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza, revela que un cigarro contiene cerca de 5 mil sustancias químicas, elementos que normalmente se encuentran en el medio ambiente de las grandes ciudades del mundo.

Esto, destaca, lo convierte en uno de los más dañinos porque las partículas están concentradas.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social los afectados, de acuerdo con normas internacionales, son sometidos a un estudio conocido como Espirometría, el cual mide la función respiratoria y determina el grado de severidad de la bronquitis crónica.

Ante la presencia del mal, comienza el tratamiento, que consiste en eliminar el hábito de fumar hasta tener un control estricto de rehabilitación respiratoria, en la cual se le enseña al enfermo a respirar y toser.

El paciente aprende a expulsar las flemas y, con ello, permite a sus bronquios -llenos de secreciones- obtener un mejor intercambio de oxigeno.

La terapia farmacológica, consiste en la prescripción de broncodilatadores que purifican y dilatan el bronquio para que tenga una mejor oxigenación. Algunos de estos medicamentos son los corticoides por vía inhalada.

Rico Méndez dice que la mayoría de los pacientes en etapas avanzadas de la enfermedad requieren el uso de oxígeno suplementario. Cuando los cuadros son severos, caen en insuficiencia crónica agudizada que los puede llevar a la unidad de cuidados intensivos e, incluso, a fallecer.

El médico neumólogo indica que las medidas para prevenir la bronquitis pulmonar están ligadas a la prevención del tabaquismo.

Agenda de la bronquitis crónica
  • Síntomas: tos intensa con flemas por más de tres meses, que se haya presentado en dos años consecutivos.
  • Afecta principalmente a personas mayores de 40 años y presenta su estado más grave en pacientes entre los 50 y 55 años de edad, sin importar su sexo.
  • Es una obstrucción parcialmente reversible de las vías respiratorias, particularmente los pulmones.
  • Factores de riesgo: tabaquismo, contaminación y causas genéticas.
  • Se encuentra entre las 10 principales causas de muerte en el país.