Londres, Inglaterra.- El principal funcionario de bienestar social de Malawi visitó a Madonna en su casa en Londres como parte de una evaluación con la que se decidirá si la estrella del pop puede adoptar a un niño de la nación africana.
Simon Chisale salió el miércoles por la tarde de la residencia de la cantante con una carpeta azul en las manos, pero se negó a comentar e intentó cubrirse el rostro cuando fue abordado por periodistas de The Associated Press.

Chisale debe presentar un reporte sobre la capacidad de Madonna y su esposo Guy Ritchie como padres adoptivos de David Banda, a quien la artista recogió de un orfanato malawiano durante una visita al país a finales del año pasado.

En octubre, Madonna y Ritchie obtuvieron la custodia temporal de David, entonces de 13 meses, pero las autoridades podrían revocársela si consideran que el niño recibió un trato distinto al de los otros hijos de la pareja o si se violaron sus derechos de algún modo.

La evaluación originalmente iba a hacerla Penston Kilembe, el director de Servicios de Bienestar Infantil de Malawi. Sin embargo, fue retirado del caso tras quejas de que solicitó dinero de la cantante para su viaje a Londres.

Su retiro renovó la preocupación de que Madonna haya usado su fama y fortuna para acelerar el proceso de adopción.

Kilembe niega que haya obrado mal y Madonna, en un comunicado emitido a principios de esta semana, dijo que no hubo ninguna interferencia de funcionarios del gobierno.