La opción de Magna va ligada al fabricante de automóviles ruso Gaz y al banco público Srebobank, por lo que también reforzaría la cooperación estratégica germano-rusa, como destacaron la propia Merkel y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, tras su reunión en Sochi.
Berlín, Alemania.- La entidad fiduciaria que administra Opel cuenta con que la pugna por la compañía automovilística pueda resolverse antes de finales de mes y que la casa matriz General Motors (GM) tome una decisión en ese plazo.

"Parto de la base de que a lo largo de los próximos 14 días recibiremos una recomendación por parte de GM", señaló Dirk Pfeil, miembro del directorio de la citada entidad fiduciaria, en declaraciones que publica hoy el diario económico "Handelsblatt".

Pfeil frenó, sin embargo, las expectativas de que la decisión pueda producirse en los próximos días al señalar que "no hay indicios de que vaya a ir mucho más rápido".

El Gobierno y los cuatro Länder alemanes con plantas de Opel se reúnen esta tarde para analizar las últimas ofertas de los dos inversores interesados en adquirir la empresa.

A la reunión en la Cancillería asistirán únicamente representantes del gobierno y los estados federados pero no de las dos empresas que pujan por Opel, el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna y el inversor belga RHJI, filial del estadounidense Ripplewood.

El portavoz del Ministerio de Economía, Steffen Moritz, recalcó hoy que la reunión es interna y que no habrá declaraciones a su término.

La canciller Angela Merkel se pronunció el viernes pasado durante un encuentro con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, nuevamente a favor de la opción de Magna, con el argumento de que ofrece una respuesta industrial vinculada al sector automovilístico y no únicamente inversora.

La opción de Magna va ligada al fabricante de automóviles ruso Gaz y al banco público Srebobank, por lo que también reforzaría la cooperación estratégica germano-rusa, como destacaron la propia Merkel y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, tras su reunión en Sochi.

GM teme que una cooperación con Magna pueda desembocar en la transferencia de tecnología a Rusia, algo que Moscú reconoce abiertamente.

El embajador ruso en Alemania, Vladimir Kotenev, apuntó hoy en declaraciones a la primera cadena de televisión pública "ARD" que la opción de Magna contempla preservar las plantas alemanas, porque Rusia está interesada en que las "nuevas tecnologías sigan desarrollándose en Alemania".

Las ofertas revisadas de ambos inversores difieren básicamente en dos puntos: las necesidades de financiación pública y la estrategia de cierre de fábricas.

Alemania es favorable a Magna porque el modelo de este ofertante contempla mantener todas las plantas, a diferencia de RHJI, que cerraría la de Eisenach por dos años.

Al mismo tiempo, el modelo de RHJI requiere menos avales públicos, unos 3.000 millones de euros, frente a los 4.500 millones de Magna.

Si bien es General Motors la que deberá designar el candidato para formar una alianza, está obligada a tomar la decisión a la luz de las ayudas económicas que requerirá, por lo que depende de la aprobación de Alemania, como principal avalista, pero también de los otros europeos dispuestos a poner fondos, entre ellos, España.

Entre los expertos del sector en Alemania, planea ahora la sospecha de que GM opte finalmente por no elegir a ninguno de los dos candidatos, a la espera de que Opel tenga que presentar suspensión de pagos, como lo hizo la casa matriz.

Esta opción posibilitaría recomprar más adelante parte del negocio, con la correspondiente plantilla, sin el "lastre" de tener que cargar con las jubilaciones y otros compromisos laborales e industriales.