Londres, Inglaterra.- Por primera vez en la historia de la Liga Profesional de Football Americano (NFL), un encuentro de temporada regular, New York Giants-Miami Dolphins, no se disputará en Norteamérica sino en Londres, el domingo por la tarde, ante 90.000 espectadores, en Wembley.
Tras la llegada el mes pasado a Londres de la NHL (hockey) para un partido entre Los Angeles Kings y Mighty Ducks de Anaheim (4-1), y después de la NBA (básquet), con la victoria de los Boston Celtics frente a los Minesota Timberwolves (92-81), la NFL ha golpeado aún más fuerte con esta gran fiesta.

El lunes, en Trafalgar Square, un jugador gigante con los colores de los Miami Dolphins fue instalado, mientras que en varias estaciones de metro, como la de Waterloo, las principales estrellas de los dos equipos aparecen en los pasillos.

El martes, todos los propietarios de las franquicias norteamericanas, invitados por la NFL, estaba presentes para un gran recepción en la municipalidad, organizada por el alcalde Ken Livingston.

El miércoles fue el turno de las animadoras de los dos clubes, que llegaron a Londres y desfilaron ligeras de ropa por la capital británica.

El jueves, los organizadores anunciaron que las 90.000 entradas fueron vendidas.

Según la NFL, 10.000 aficionados estadounidenses hicieron el desplazamiento y se espera una audiencia televisiva de 60 millones de telespectadores en Estados Unidos y entre 2 y 3 millones en Gran Bretaña.

Por último, el viernes fueron los jugadores los que llegaron a Londres. Los Dolphins todavía no han ganado esta temporada (7 derrotas) mientras que los Giants, tras dos reveses, pueden encadenar su sexta victoria consecutiva.

Londres no fue elegida por azar para organizar este partido histórico.

Inglaterra es un bastión del football americano. Hay más de 100 clubes en Gran Bretaña y el interés por este deporte se remonta a mediados de los 80, cuando millones de personas seguían los resúmenes de los partidos por televisión los domingos por la tarde.

La ascensión del fútbol, tras la creación en 1991 de la Premier League, y después del rugby profesional hicieron apagarse el fenómeno del football americano, pero para que la NFL iniciara una nueva globalización de su marca y partiera de nuevo a la conquista de Europa, la primera etapa debía pasar por Londres.

"Es una semana muy importante para nosotros. Queremos una gran fiesta para mostrar hasta qué punto nuestro deporte es atractivo y animar a la gente a interesarse por el football americano", explicó Roger Goodell, patrón de la NFL.

Para ello, la Liga tiene el apoyo de Sky, la potente empresa de televisión por satélite de 8 millones de abonados en Gran Bretaña, cuyas cadenas deportivas difunden 125 partidos de football americano por temporada (más que el football y el rugby juntos).

Este choque entre los New York Giants y los Miami Dolphins ya es un éxito, Antes incluso de haber comenzado.